«Un solo individuo cotizará para pagar a seis pensionistas»

Pedro Nueno, profesor del IESE y presidente de la escuela de negocios china CEIBS, cree que la mejor receta para arreglar la situación de las pensiones es más gente trabajando y durante más tiempo

MADRIDActualizado:

Lejos de convertir el cierre de una dilatada y exitosa trayectoria en un punto final, el profesor del IESE Pedro Nueno, creador de escuelas de negocios por todo el mundo, no piensa jubilarse nunca porque considera que «hay muchas cosas por hacer». A sus manos llegan proyectos de alumnos y ex alumnos que acuden al fondo de capital riesgo Finaves que en su día creó, o a la red de «business angels» del IESE, instrumentos que han contribuido a lanzar más de cien empresas, muchas de ellas durante la crisis. Acaba de publicar «Jubilado ¿Y ahora qué? Emprender en la jubilación» (Plataforma Editorial), donde defiende un plan de negocio para esa nueva etapa vital, fundamentalmente orientado a empresarios, directivos y profesionales. Mañana viajará a Acra, capital de Ghana, donde presidirá una reunión en el campus africano de la escuela de negocios CEIBS y, entre otras cosas, se entrevistará con el ministro de promoción económica. En el avión empezará a escribir su siguiente libro.

—La sociedad prima la juventud por encima de cualquier otro atributo. ¿Padecemos edadismo?

—Se ha recurrido en exceso a prejubilaciones incentivadas, que son un error por parte de quien las propone y una equivocación para quien las acepta. La esperanza de vida no parará de crecer, y si la gente se jubila a los 65 o se prejubila a los 60 y vive hasta los 100, ¿de dónde saldrá el dinero para pagar 35 o 40 años? La tasa de sustitución es de 1,33 hijos por matrimonio y si los padres y los abuelos viven, quedará un solo individuo para pagar las pensiones de seis.

—¿Qué político se atreve a decir eso, cuando ayer se huvo nuevas manifestaciones de pensionistas?

—Hay muchos pensionistas activos, de forma que reciben una parte de pensión y pueden seguir trabajando o haciendo lo que quieran. A cierto nivel, todo el mundo sabe que con la actual pirámide de edad y la ampliación de la esperanza de vida, no hay dinero para sostener el sistema. Pero ningún político se atreve a explicarlo al común de los ciudadanos y piensa que ya se espabilará quien venga detrás, porque los jubilados también votan.

—¿Aboga por volver a trabajar, por ser un activo platino?

—Lo triste es tener que volver a trabajar por obligación. Cuando viajo y veo dependientes en EEUU de más de 80 años o una cajera de una hamburguesería de 95 años, siempre es porque tuvieron que rescatar su plan de pensiones por un hijo enfermo o falta de cobertura médica.

En su último libro, defiende un «business plan» para la jubilación

—¿La formación permanente es el elixir de la eterna juventud?

—Indudablemente ayuda, porque el cambio es continuo. Ahora es lo digital y luego cosas como la biotecnología. Es importante conocer lo que ocurre, para qué sirve y quién lo hace bien.

—Su libro está dirigido a las personas más preparadas. ¿Todos deberíamos diseñar un plan de pensiones emprendedor?

—Es válido para cualquier edad. Hay gente que en su jubilación sigue trabajando como jardinero, cultiva huertos, son cuidadores de una casa, pescan o tienen gallinas. En muchos sectores hay gente que actúa de alguna forma como un empresario o como autónomo. Es importante no empezar de cero después de la jubilación.

—¿Y todos deberíamos elaborar nuestro business plan vital sin importar la edad?

—Por supuesto, pero mejor en equipo porque se trabaja mucho mejor.

—¿Qué es mejor: aumentar las pensiones o los sueldos?

—Todo lo que sea estimular el trabajo es bueno. Lo que mejor puede arreglar las pensiones es que haya más gente trabajando y que trabajen más tiempo.

—¿Qué consejo da a los millenials?

—Empezar a ahorrar es bueno, pero hay que tener mucho cuidado porque en los 35 o 40 años que viviremos como jubilados puede pasar de todo en el mundo financiero. Lo mejor es diversificar, pero sobre todo en inmobiliario, porque es el sector que mejor aguanta el valor a largo plazo. Si puedes ir comprando viviendas o locales para alquilar, es una manera de ahorrar. Y en el futuro siempre habrá alguien dispuesto a comprar.

—El gobernador del Banco de España dice que los jubilados tienen casa propia y que eso mejora su pensión…

—Tienen ese patrimonio y, en el peor de los casos, pueden vender y alquilar un piso en un lugar más barato.

—¿Cuándo decir basta?

—Es inevitable que con el tiempo pierdas capacidades; por eso es bueno trabajar en equipo. Recomiendo que estando en forma se hable de cuando vayas a perder la forma y establezcas un acuerdo en tu grupo para que, cuando no seas consciente, te lo hagan saber de forma amable y que te sigan apoyando.

Pioneros de una red de «business agels»

Juan Roure, compañero de Pedro Nueno en IESE. fue pionero en España en la creación de una red de «business angels» basada en inversores en empresas emergentes que también se implican en algún nivel del negocio. En la misma escuela de negocios, el profesor Nueno lanzó Finaves, un fondo de capital riesgo que posteriormente cedió a la institución. De esta forma, cualquier alumno o ex alumno con un buen proyecto ha podido acudir a uno de esos instrumentos o a los dos. Nueno señala que hay muchos jubilados «business angels» y que eso les mantiene activos, amplian sus ingresos y además ayudan a los emprendedores a crear empleo. Todo un círculo virtuoso.