Socks Market, una idea emprendedora con pies y cabeza

Dos amigos madrileños abren una tienda y una web con todo tipo de calcetines: coloridos, divertidos, clásicos, deportivos..

Actualizado:

Calcetines coloridos, divertidos, clásicos, deportivos.. calcetines en todas sus variantes, pero siempre de calidad y con un mínimo de algodón es lo que se encuentra en las tiendas de Socks Market, la primera tienda en España dedicada exclusivamente a esta prenda de ropa. El calcetín es un complemento más de moda. En menos de tres años han pasado de vender 30.000 pares a más de 300.000 y a las dos tiendas ya existentes esperan incorporar dos nuevas a lo largo del 2019.

Por detrás de Socks Market está la idea de dos amigos madrileños, Miguel Valero y Ángel Sánchez a quienes la crisis les dejó en el paro sin previo aviso. El primero, periodista, el segundo, fontanero, y sin trabajo pensaron que su salida laboral podría pasar por el emprendimiento. «Pensamos en montar un bar o una tienda de camisetas pero los números no salían. Y acabamos siempre por recordar un viaje a Nueva York, donde vimos una tienda pequeña de calcetines y pensamos que sería un buen negocio. Siempre nos han gustado los calcetines divertidos», cuenta uno de los fundadores, Miguel Valero. De tanto decir «al final acabaremos por montar la tienda de calcetines» fueron a los números y vieron que este negocio sí podía ser rentable además de necesitar poca inversión. «Era algo novedoso e hiper especializado», subraya.

Para ponerlo en marcha contaron con el apoyo de un programa para emprendedores de La Cruz Roja, que les dio el aval necesario para acceder a un crédito de Microbank de La Caixa. Se instalaron en la calle Gravinia, en un local de 9 metros cuadrados. «En poco tiempo tuvimos buena impresión, funcionaba, y nos cambiamos al local de al lado que se quedó libre. Después lanzamos la tienda online y avanzamos con un segundo local, en la Plaza del Ángel, un lugar donde pasa mucho turismo», cuenta el cofundador.

Cuentan con más de 60 proveedores diferentes y aunque los que más llaman la atención son los calcetines divertidos, tienen mucha variedad de clase y estilo, pero siempre asegurando unos límites. Los más baratos cuestan 6,5 euros y los más caros 54 euros. «Tenemos diseños rompedores, con calidad, en su mayoría marcas españolas y europeas», indica Miguel Valero. En Pradoluengo (Burgos) fabrican sus calcetines muchas marcas, incluso algunas extranjeras, «y también compramos mucho en Portugal donde hace años apostaron por renovar la maquinaria y logran un producto muy bueno. En Polonia trabajan también muy bien el calcetín», añade.

Desde Socks Market creen que tienen mucho potencial de crecimiento. Por un lado con el calcetín divertido, «mucho más asentado en otros países donde se valora más la calidad». Por otro lado, la referida especialización, también a nivel europeo. Entre los calcetines más vendidos, el de comecocos, el llamado pack-man, «es ya un clásico, se vende mucho». Su negocio online tiene épocas fuertes, desde el Black Friday hasta Reyes, representando el 35% del negocio. En otros periodos, como de mayo a septiembre, es casi insignificante. «Para el comercio pequeño es un esfuerzo el negocio online pero te genera visibilidad. Este año vamos a renovar también nuestra web», avanza el socio.