Los socialdemócratas alemanes no apoyan la recapitalización directa a la banca

Alertan de que se corre el riesgo de que el fondo de rescate para los Estados acabe rescatando a la banca

Actualizado:

El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), el mayor de la oposición, amenazó hoy con no apoyar en el Bundestag (cámara baja) la ayuda directa a la banca española, lo que haría descarrilar la estrategia europea acordada en la última cumbre comunitaria.

En una entrevista a "Spiegel Online", el portavoz para asuntos presupuestarios del grupo parlamentario del SPD, Carsten Schneider, argumentó que su formación rechaza una recapitalización directa de la banca española, tal y como se acordó la semana pasada en Bruselas, y criticó la falta de información sobre la condicionalidad de este crédito.

"Rechazamos estrictamente que las entidades financieras puedan financiarse directamente del fondo de rescate", aseguró Schneider, cargando contra la propuesta española de que la financiación europea no pase por el Estado para que no compute como deuda y para que el Estado no sea garante.

"Por eso, tengo serias dudas de que los socialdemócratas (alemanes) podamos apoyar (en la cámara baja) esto", agregó. El portavoz para asuntos presupuestarios señaló que, si se le permite a España la ayuda directa, "entonces Irlanda, Eslovenia y todos los demás que tienen problemas en su banca exigirán una vía especial".

Se "corre el riesgo de que el fondo de rescate para los Estados se convierta en un fondo de rescate para los bancos. No me puedo imaginar que el SPD apoye eso", añadió Schneider. Insistió en que "no es aceptable" evitarle a España el endeudamiento que supondría que el rescate se articulara a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

"El riesgo para el contribuyente (alemán) se eleva claramente con esta financiación (directa) de la banca", indicó Schneider, quien opinó que la propuesta no calmará a los mercados.

Sus declaraciones se producen días después de que la canciller alemana, la cristianodemócrata Angela Merkel, accediera en la cumbre europea de Bruselas a una recapitalización directa de la banca española, a lo que se había negado hasta el momento.

El SPD es en la práctica una fuerza política imprescindible para que el Gobierno alemán pueda sacar adelante asuntos que afectan a los presupuestos nacionales, ya que requieren de un respaldo de dos tercios de la cámara baja o de al menos 413 parlamentarios. Los 145 escaños de los socialdemócratas son vitales para la coalición de Gobierno de centro-derecha, que suma 330 votos, ya que el apoyo exclusivo de Los Verdes (68) no sería suficiente y el de La Izquierda (76) es impensable en este asunto.