Los tripulantes de cabina de Ryanair convocan huelgas en España

El personal de la aerolínea ha respondido así al cierre de las bases de Las Palmas y Tenerife

Cris de Quiroga
MadridActualizado:

Parece que estos últimos dos años no dan tregua a Ryanair. Los tripulantes de cabina de la aerolínea irlandesa han anunciado este miércoles que realizarán huelgas en España. Las movilizaciones, que todavía no tienen fecha concreta, están motivadas por la decisión de la aerolínea de cerrar sus bases en Las Palmas y Tenerife el próximo 8 de enero.

Tal y como han informado los sindicatos SITCPLA y USO tras la reunión de mediación para la negociación del primer convenio colectivo de Ryanair, la convocatoria responde al «comportamiento abusivo» de la compañía y a «su manera de actuar basada en constantes atropellos a su plantilla». Aunque no han decidido los días de huelga, esta «será ya en septiembre», según el secretario general de USO-Ryanair, Gustavo Silva.

Así, los sindicatos han criticado con dureza a Ryanair «su intención de cerrar las bases de Las Palmas y Tenerife Sur el próximo 8 de enero, además del posible cierre de Gerona, sin fecha, y de anunciar despidos en general». La «low cost» ya justificó, durante la presentación de resultados del primer trimestre de su ejercicio fiscal —en el que redujo sus beneficios un 21%—, el cierre de estas bases por el retraso de las entregas del 737 MAX, el avión diseñado por Boeing que protagonizó dos accidentes en seis meses.

Varios frentes abiertos

Los conflictos laborales que enfrenta Ryanair no suceden solo en España. Los pilotos británicos de la aerolínea han convocado este miércoles jornadas de huelga para el 22 y 23 de septiembre y entre el 2 y el 4 de septiembre.

Las movilizaciones han sido respaldadas por el 80% de los más de 600 capitanes y primeros oficiales de vuelo del Reino Unido, el mayor mercado de la compañía, según ha confirmado la Asociación de Pilotos de Aerolíneas Británicas (Balpa), el primer sindicato reconocido por Ryanair, a principios de 2018.

Esta confrontación por las mejoras laborales viene de largo, y no solo para la irlandesa. Balpa también mantendrá conversaciones este jueves con British Airways (BA) —principal aerolínea del grupo IAG— acerca de la remuneración de miles de pilotos. En paralelo, las negociaciones con el Servicio de Asesoramiento, Conciliación y Arbitraje, respaldado por el Estado británico, terminaron la semana pasada con el sindicato acordando no establecer fechas de huelga. Aún así, la amenaza se cierne sobre el aeropuerto de Heathrow, en Londres, el aeródromo con mayor tráfico aéreo de Europa.

«No queremos una disputa en verano, pero no somos nosotros los que hemos dejado de negociar», afirma el secretario general de Balpa, Brian Strutton, sobre la disputa con BA, quien agregó, como recoge Bloomberg, que la decisión de no establecer fechas de huelga se tomó para evitar una escalada del conflicto. La situación con Ryanair es más extrema porque la aerolínea «ni siquiera está dispuesta a participar», asegura Strutton.

Desde que reconociera al sindicato, Ryanair vive una situación complicada, dado el aumento del poder de negociación de los pilotos. Aquellos que trabajan en la sede de Dublín, que solo opera servicios de corto alcance y tiene una estructura salarial más plana, pueden ganar hasta 200.000 euros al año.

Aunque la irlandesa mantiene acuerdos con el personal de tierra y los auxiliares de vuelo, así como con la tripulación de cabina, en la mayoría de sus mercados, finalizar los términos de pago ha supuesto un problema en tanto que la «low cost» busca mantener una ventaja en términos de costes sobre sus rivales.

Además de las amenazas de movilizaciones en el país que se prevé abandone la Unión Europea el próximo 31 de octubre, Ryanair afrontará otra votación sindical este viernes en Irlanda y una huelga de cinco días, que comenzará el próximo 31 de agosto, de la tripulación de cabina portuguesa.