ABC

En septiembre llega el fin de las bombillas halógenas: ¿Cuánto ahorraremos con las LED?

La vida útil de una bombilla Led es 7 veces mayor que una tradicional

Actualizado:

El fin de las bombillas tradicionales será una realidad a partir del próximo 1 de septiembre. Desde esa fecha, la venta de las llamadas bombillas halógenas cesará (solo podrán comercializarse aquellas que los establecimientos tengan como excedente), de acuerdo con la normativa europea, que desde 2012 lleva realizando una progresiva prohibición de aquellas fuentes de energía consideradas como «ineficientes». De este modo, en 2012 fueron las bombillas incandescentes las que fueron prohibidas su venta; en 2016 le llegó el turno a los focos halógenos y a partir de dos semanas serán las bombillas halógenas las que serán prohibidas.

El objetivo principal es reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera, y así contribuir al ahorro energético. Así, las bombillas halógenas serán sustituidas por las Led, las cuales son idóneas para el ahorro energético propuesto. Según calculó la propia Comisión Europea, con esta medida se logrará ahorrar 40.000 millones de kilovatios hora para 2020, lo que equivale a la demanda energética de once millones de hogares.

Esta transición gradual hacia las bombillas Led está logrando una considerable concienciación en la sociedad, ya que desde hace meses la venta de este tipo de bombillas está copando la mayor parte de las ventas de bombillas en España. En concreto, dos tercios de la población, según un estudio realizado por Ledvance, compra bombillas o productos de tecnología Led.

Además, a la prohibición de venta de bombillas halógenas se le suma, a partir de septiembre, la también prohibición de venta de lámparas o dispositivos de luz halógena que se hayan fabricado después del 31 de agosto.

Una de las claves de las bombillas Led es el considerable ahorro en la factura que puede llegar a lograr. Aunque su precio es bastante más caro que el de las bombilla tradicionales, su vida útil es siete veces mayor. Así, una bombilla incandescente de 60 vatios encendida durante 24 horas acarrea pagar 191 céntimos de euros por ese tiempo de uso, mientras que una bombilla Led de siete vatios tiene como consecuencia un coste de tres céntimos por 24 horas. El ahorro final si se usa la LED es de un 88%.