El Gobierno se plantea penalizar a los dueños de viviendas vacías - ABC/ Vídeo: AT

El sector inmobiliario avisa que penalizar los pisos vacíos encarecerá el alquiler

Los expertos reclaman al Ejecutivo mayor seguridad jurídica para los propietarios

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El «giro social» que pretende conferir el Gobierno de Pedro Sánchez a la política de vivienda ha encendido las alarmas del sector inmobiliario. Todavía no se ha aprobado ninguna medida, pero los expertos del ladrillo ya advierten de que los planes intervencionistas del Ejecutivo pueden contribuir a consolidar la subida de precios.

Especialmente cuestionadas han sido las penalizaciones a los propietarios de viviendas vacías que estudia el Gobierno. Tal y como adelantó ABC, el Ministerio de Fomento insiste en que la intención es primero «acotar» la definición de vivienda vacía para registrar el número concreto de inmuebles desocupados que existe en España. Tras ello, según aseguró ayer la secretaria general de Vivienda, Helena Beunza, «analizará» si penaliza a los tenedores de estos inmuebles.

«Es una barbaridad penalizar a los propietarios», opinó ayer al respecto Juan Velayos, consejero delegado de la promotora Neinor Homes, en un foro sobre el sector inmobiliario organizado por Europa Press. «La historia demuestra que toda restricción que se introduce en el mercado lo que hace es subir los precios», indicó por su parte el presidente de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno.

Es la percepción general del sector. Beatriz Toribio, directora de estudios de Fotocasa, explica que «si se quiere sacar al mercado las viviendas vacías hay que aprobar incentivos, no medidas restrictivas». Además, apunta que si bien «cada español cuenta con 1,8 casas de media, muchas veces no sacan estos inmuebles al mercado por su inseguridad jurídica».

Hay que tener en cuenta que si bien el precio del alquiler acumula unos cuatro años de subida, el volumen de impagos en este ámbito no ha dejado de crecer desde 2007, según el Fichero de Inquilinos Morosos (FIM). En concreto, la morosidad en este segmento creció el año pasado hasta alcanzar los 6.000 euros de media.

A ello se suma la complejidad que implica recuperar una casa ocupada o realquilada. Muchos de estos casos, de hecho, acaban en complejos procedimientos judiciales que, además, se suelen demorar varios años.

Daniel Cuervo, director gerente de la patronal promotora Asprima, señala por su parte que una penalización a los propietarios de los pisos vacíos puede provocar el efecto contrario al deseado, provocando la venta de estos inmuebles y reduciendo aún más la oferta de vivienda en alquiler. Además, sostiene que, al contrario de lo que se ha afirmado, son los particulares los que poseen más pisos vacíos. «La vivienda nueva se plantea sobre plano y los fondos de inversión y las socimis no poseen un porcentaje tan significativo de inmuebles», explica el director de la asociación.

No hay que olvidar que Podemos, que ha acordado con el Gobierno impulsar una mesa de trabajo para impulsar determinadas políticas en materia de vivienda, ha acusado a estas corporaciones de poseer un relevante porcentaje del stock de inmuebles deshabitados y ser, en última instancia, los responsables de la subida del alquiler. La formación morada ha reclamado al Ejecutivo endurecer la fiscalidad de las socimis, pese estas solo poseen el 3% de las viviendas alquiladas actualmente en España.

«Una cotizada de este tipo pierde dinero si tiene una vivienda vacía. No se pueden permitir mantener pisos sin ocupar», explican fuentes del mercado, que descartan que el Gobierno vaya a modificar la tributación de estas corporaciones.En definitiva, los expertos del ladrillo reclaman al Gobierno que actúe en otros aspectos del mercado para combatir la falta de oferta en ciudades como Madrid y Barcelona. «Realmente, el incremento de los precios del alquiler se está produciendo porque existe una falta de suelo en las grandes ciudades. Es un problema que no está resuelto», afirma Pedro Soria, director comercial de Tinsa.

Por su parte, el secretario de Economía y Empleo del Partido Popular, Alberto Nadal, explica que el incremento de precios de la vivienda es fruto, por un lado, de la rigidez de la oferta, es decir, de las trabas a la construcción de nueva vivienda. Los populares son partidarios de liberalizar más suelo para vivienda nueva, y para ello consideran que hay que limitar los incentivos a que los ayuntamientos especulen con el suelo que recalifican. Por otro, Nadal apunta, como los expertos del sector, a la inseguridad jurídica de los propietarios. «Si estos no alquilan sus pisos es por miedo, por ejemplo, a que el inquilino no pague», apuntando a medidas de protección al arrendador, informa Moncho Veloso.