El eurodiputado José Blanco y el comisario Miguel Arias Cañete escuchan la intervención de José Miguel Villarig
El eurodiputado José Blanco y el comisario Miguel Arias Cañete escuchan la intervención de José Miguel Villarig - ABC

El sector energético critica con dureza las subastas de potencia renovable del Gobierno

Acciona pide el cierre ordenado de centrales eléctricas obsoletas y de carbón

MadridActualizado:

Las tres subastas realizadas por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital en los últimos meses para aumentar la potencia instalada de energías renovables en España no han sido bien vistas por la mayoría del sector por su improvisación y por la escasa confianza en que lleguen a buen puerto. Hoy han sido ACS, Ence, Saeta Yield y Viesgo quienes han criticado con dureza este mecanismo adoptado por el Gobierno.

En el congreso nacional de energías renovables organizado por APPA, el consejero delegado de Acciona, Rafael Mateo, se ha quejado de que estas subastas no se han planificado. Ignacio Colmenares, vicepresidente y consejero delegado de Ence, ha mostrado su desconfianza en que los más de 5.000 MW subastados se vayan a llevar a cabo. «Las subastas tienen que planificarse con cinco o diez años, no con 48 meses».

José Luis Martínez, presidente y consejero delegado de Saeta Yield (participada por ACS), ha dicho que estas subastas «son un paradigma de cómo no deben de hacerse». Pidió una planificación y que «no saquen conejos de la chistera». Francisco Rodríguez, director de regulación de Viesgo, ha afirmado que las subastas «no suponen una transición ordenada».

Estos directivos fueron aún más críticos con «la falta de planificación» energética del Gobierno. Rafael Mateo (Acciona) recordó la sobrecapacidad de potencia instalada que hay en el país, por lo que «habría que retirar centrales obsoletas, sucias (carbón) y dar entrada a más renovables». Ignacio Colmenares (Ence) calificó de «inconcebible» que el Gobierno «esté pensando solo en 2020 y ni siquiera conocemos la rentabilidad que tendrán los activos en 2019». En su opinión, se debería sustituir la generación con carbón y nuclear por las renovables y la biomasa. José Luis Martínez (Saeta Yield) exigió una «mayor seguridad jurídica» y que la transición energética «se haga con cabeza». Francisco Rodríguez (Viesgo) apuntó que «el kilovatio tiene un futuro brillante» y pidió «un marco adecuado para las enormes inversiones necesarias en el sector».

Este congreso de renovables ha sido inaugurado por el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete; el eurodiputado y ponente de la nueva directiva, José Blanco; y el presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig.

Arias Cañete ha dicho que las infraestructuras energéticas son «una prioridad política de primera magnitud para la Comisión Europea» y que sería necesario un nuevo «empujón» de los gobiernos de España, Francia y Portugal, similar al que dio lugar a la cumbre de Madrid de 2015, para aumentar las interconexiones con Europa. También dijo que el descenso de los costes de las renovables «permitirá alcanzar unos objetivos más ambiciosos hasta 2030».

El exministro socialista José Blanco ha afirmado que Europa tiene que liderar la transición energética hacia su descarbonización tras la retirada de EE.UU. del acuerdo de París. Para ello, como ponente de la directiva de renovables en el Parlamento europeo, pedirá a todos sus grupos elevar del 27 al 35% la cuota de renovables en 2030. También quiere que esta directiva sea de obligado cumplimiento para todos los estados miembros, para lo que pidió ayuda a Arias Cañete.