Ana Botín, presidenta del Santander
Ana Botín, presidenta del Santander - ABC

Santander reducirá al menos mil empleos en servicios centrales

El grupo avanzó ayer a los sindicatos que hará el ajuste con criterios de meritocracia

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La dirección del Santander y los sindicatos iniciaron ayer las negociaciones de cara al ajuste de empleo que hará el primer grupo financiero del país en sus servicios centrales tras absorber el Popular. Aunque en ese primer encuentro no se puso ninguna cifra de despidos sobre la mesa, según ha podido saber ABC el recorte laboral se situará entre los mil y los mil quinientos empleos.

La entidad presidida por Ana Botín podría plantear la salida de hasta mil quinientos profesionales de los 7.000 que integran conjuntamente los servicios centrales del Santander y el Popular. Las centrales sindicales, por su parte, tratarán de minimizar esa cifra, lo que podría hacer que el ajuste baje finalmente hasta los mil trabajadores, el 14% del total.

Aunque dirección y sindicatos no han acordado una fecha para el próximo encuentro, la intención del Santander es firmar un acuerdo con los representantes de los trabajadores antes de final de este mismo año.

El banco, según informó ayer en un comunicado, ejecutará esas salidas aplicando criterios de meritocracia, de forma que todas las salidas no procederán de los servicios centrales del Popular, sino también del Santander. Previsiblemente el recorte de empleo en los centros corporativos será más intenso en aquellas aréas y tareas duplicadas. En todo caso, el grupo insiste en su comunicado en que se hará «aprovechando el mejor talento de ambas entidades».

Además, la entidad garantiza que hará un esfuerzo para que las salidas se hagan en buenas condiciones, y los sindicatos reclamarán en este sentido prejubilaciones y bajas incentivadas.

Aunque aún no se han concretado las condiciones económicas de esas salidas, el banco apunta a recolocaciones en otras unidades del grupo, y no se descartan externalizaciones. Lo que sí hará la dirección es contratar una empresa de recolocación que ayude a los empleados afectados por este ERE a encontrar un nuevo trabajo. En los últimos ajustes del banco, el 80% de los trabajadores que acudieron a esta vía se recolocaron.

Este primer ajuste no afectará a la red comercial de ambos bancos, que en España la integran unos 31.500 profesionales. El recorte en esta se hará en 2019. El Santander indicó al comprar el Popular que prevé generar unas sinergias de costes con la operación de 500 millones de euros, tras hacer una reestructuración que le costará 1.300.