El Santander ya lanzó en 2014 un fondo similar con 250 millones de euros
El Santander ya lanzó en 2014 un fondo similar con 250 millones de euros - MAYA BALANYA

El Santander lanza un fondo de deuda con 620 millones para financiar a empresas

El instrumento se convierte en el primier fondo de deuda privada de España para compañías que facturan hasta 100 millones

MadridActualizado:

El Santander saca la artillería para financiar al tejido productivo español. La entidad financiera presidida por Ana Botín ha creado un nuevo fondo de deuda dotado con 620 millones de euros y destinado a financiar el crecimiento a largo plazo de empresas de hasta 100 millones de euros de facturación. Este instrumento, bautizado como «Fondo Smart» y que supone una renovación del anterior fondo de estas características del banco, «Fondo Advance», será en el primero de deuda privada de España por volumen.

El fondo, que funciona como una actividad separada de la concesión ordinaria de crédito del Santander, dará financiación para proyectos estratégicos en condiciones más flexibles que una financiación normal en cuestiones como plazos de vencimiento y devolución de principal, adaptándose a la generación de caja de los proyectos, según ha informado la entidad en un comunicado. Además, y a diferencia de otras fórmulas como el capital riesgo, las rondas de financiación para «startups» y las ampliaciones de capital, la dirección de la empresa que reciba ese dinero no tendrá que ceder capacidad de gestión, que seguirá estando al 100% bajo su control.

Tres líneas según tamaño y fase de la pyme

El instrumento contará con tres líneas diferentes de financiación. La primera, llamada «Fondo Smart Impulse» y dotada con 20 millones, está dirigida a la fase de expansión rápida o post «startup» de empresas con un volumen de facturación de hasta 3 millones de euros, con un crecimiento exponencial en ingresos y que buscan un máximo de 2 millones de financiación hasta cinco años. El fondo invertirá en estas compañías principalmente con deuda ordinaria y subordinada, aunque también están previstas otras fórmulas como la financiación convertible.

«Fondo Smart Growth», por su parte, servirá para financiar la fase de crecimiento o pyme y está dotada con 500 millones. Esta línea es la heredera de la anterior «Fondo Advance», que el banco puso en marcha en 2014 con 250 millones y que por tanto duplica su capacidad financiera. Este fondo se centra en compañías con una facturación de entre 3 y 100 millones, que presenten crecimiento en ebitda y necesiten financiación por un importe entre 1 y 15 millones de euros a un máximo de diez años a través de deuda ordinaria y convertible.

La tercera línea se llama «Fondo Smart Progress» y cuenta con 100 millones para financiar la fase de consolidación o fase post pyme de grupos empresariales ya consolidados, que tengan entre 10 y 100 millones de ingresos, un crecimiento rentable y que busquen entre 1 a 10 millones de financiación en un plazo de diez años. Invertirá en las pymes a través de deuda ordinaria y subordinada.