Interconexión eléctrica subterránea entre España y Francia inaugurada en 2015
Interconexión eléctrica subterránea entre España y Francia inaugurada en 2015 - REE

Sánchez y Costa presionan a Macron para ampliar las interconexiones energéticas

El objetivo de la cumbre del viernes en Lisboa es que la Península deje de ser una «isla»

CORRESPONSAL EN LISBOAActualizado:

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se desplazará a Lisboa este viernes para reunirse con el presidente francés, Emmanuel Macron, y con el primer ministro portugués, António Costa, quien ejerce de anfitrión, para ampliar las interconexiones energéticas de la Península con la UE a través de Francia. La agenda se completa con temas comunes, sobre todo por la trágica situación que vive Grecia a causa del fuego devastador.

Estaba previsto un cuarto protagonista, el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, pero a última hora tuvo que cancelar su presencia debido al giro emprendido por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al considerar al viejo continente como un «enemigo comercial». Le sustituirá en la capital portuguesa el comisario europeo de Energía, Miguel Arias Cañete.

De modo que las interconexiones saltan a la palestra, un tema de progresiva importancia de cara al futuro, especialmente si tenemos en cuenta que el mercado ibérico lleva unos años desarrollándose, pero el puente con Francia aún tiene un largo trecho por recorrer.

Las cifras hablan por sí mismas, ya que el Consejo Europeo estableció el horizonte de 2020 como año tope para que el transporte transfronterizo de energía alcance al menos el 10% de la potencia instalada en cada país.

Sin embargo, el panorama actual arroja el dato de que Portugal y España manejan ya el 9%, pero entre España y Francia el umbral se queda hoy en el 3%. Ahí es donde debe incidir esta cumbre específica, que sucede a la que reunió a Rajoy, Passos Coelho y Hollande en Madrid hace tres años.

El norte de Portugal se une cada vez más a Galicia en este sentido, pero la mayor inversión tal vez debe hacerse a orillas de la región francesa que linda con San Sebastián.

Los posibles avances marcan el curso de la decisiva cumbre, que se despliega en el edificio de la Agencia Europea de Seguridad Marítima, en pleno Cais do Sodré lisboeta.

El ministro de Economía portugués, Manuel Caldeira Cabral, realizó una primera valoración de las expectativas ante los medios locales y dijo que «el alineamiento de las posiciones de Portugal, España y Francia es un importante éxito en la política europea». Además, explicó que «el aumento de la interconexión hacia Francia, para una capacidad cinco veces mayor, pone fin al aislamiento del mercado ibérico, ayudando a bajar los costes de energía a los ciudadanos y empresas, y abriendo nuevas posibilidades de expansión para las energías renovables en Portugal».