La IATA considera indispensable que el mercado británico permanezca en la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA)
La IATA considera indispensable que el mercado británico permanezca en la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) - REUTERS

El Brexit amenaza las conexiones aéreas entre España y el Reino Unido

Las aerolíneas deben estar en manos europeas para mantener la licencia

MadridActualizado:

El sector aéreo es uno de los más amenazados por la posibilidad de un Brexit duro. Tanto es así que distintas asociaciones de aerolíneas han advertido de que una ruptura abrupta entre el Reino Unido y la Unión Europeapodría incluso tumbar las conexiones entre ambos territorios. Una posibilidad que sería especialmente perjudicial para España, teniendo en cuenta que más del 20% de los turistas extranjeros que visitan nuestro país son británicos.

En su último informe al respecto, la International Air Transport Association (IATA) ha pedido a ambas partes que alcancen un acuerdo que evite un «caos para los pasajeros y las cadenas de suministro». La IATA, que agrupa 290 aerolíneas y el 82% del tráfico mundial, reclama en este sentido un «plan de contingencia» que permita al menos mantener en pie las conexiones entre ambos territorios. Para ello, considera indispensable que el mercado británico permanezca en la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) para iniciar después negociaciones futuras entre este organismo y la Autoridad de Aviación civil británica (CAA, por sus siglas en inglés).

Si finalmente este acercamiento no se produce, la asociación de aerolíneas contempla la posibilidad de que se suspendan el 95% de los vuelos entre España y el Reino Unido. Para que este escenario, el peor posible, se produjera, primero Londres tendría que verse obligado a intentar negociar convenios bilaterales con cada país europeo. «Esto implicaría considerable actividad diplomática», asegura la IATA, por lo que no es descartable que, llegado a este punto, fuera imposible materializar estos acuerdos.

Capital europeo

Se trata de una posibilidad remota, pero que sin embargo ya ha sido recogida por varias aerolíneas.Ryanair, que apostó públicamente por la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, ha señalado en numerosas ocasiones que estudia suspender vuelos y dejar aviones en tierra si no hay seguridad jurídica. El director de marketing de la aerolínea, Kenny Jacobs, reconoció en su última intervención en España que es posible que los vuelos entre Reino Unido y Europa se suspendan durante un tiempo tras el Brexit.

El impacto de este fenómeno en las aerolíneas no se limita al tráfico. Y es que la normativa comunitaria establece que más de la mitad de las aerolíneas deben estar en manos de inversores europeos para operar dentro de su territorio. Para seguir cumpliendo con esta particular norma, las compañías aéreas de origen británico están implantando distintas políticas. La propia Ryanair ha apuntado que, si finalmente se produce un Brexit duro, todos sus accionistas británicos perderían el derecho al voto al dejar de ser miembros de la Unión Europea.