Sacyr vuelve a dar beneficios gracias a Itínere, Repsol y el peso internacional

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

M. C.

MADRID. El grupo Sacyr Vallehermoso ha conseguido cerrar el ejercicio de 2009 con un beneficio neto de 506 millones de euros, frente a las pérdidas de 256 millones de 2008. ¿Las razones? Principalmente, las plusvalías obtenidas con la venta de Itínere, la aportación de Repsol y la internacionalización de la compañía.

Así, el grupo que preside Luis del Rivero ingresó 232,1 millones por los dividendos de su porción de Repsol, único concepto que, atendiendo al principio de «prudencia», se anota la compañía en relación con la petrolera. En cuanto a la venta de su ex filial Itínere -de la que aún conserva casi un 16%-, las cuentas de Sacyr recogen plusvalías netas de 856,2 millones, así como desinversiones en activos inmobiliarios por 1.445 millones, en su mayor parte destinados a recortar deuda.

El mercado internacional ha sido, también para Sacyr, la vía de escape de la crisis española. El grupo logró fuera de nuestro país el 21,1% de su facturación. De hecho, Del Rivero destacó que el grupo consiguió en el exterior las primeras obras que Sacyr sumó a su cartera en 2009, entre las que destaca el Canal de Panamá. Un contrato que le ha permitido disparar un 52,1% su cartera de obras y contratos pendientes de ejecutar, hasta los 54.709 millones. Además, Sacyr elevó un 8,9% la cifra de negocio, hasta los 5.857,6 millones, y el Ebitda cayó el 26,1% hasta 450,14 millones.