Rosell, esta mañana, durante su despedida con los medios de comunicación
Rosell, esta mañana, durante su despedida con los medios de comunicación - J. G. N.

Rosell deja la CEOE saneada, con 21 millones de euros en la caja de la patronal

Califica como «muy precipitada» la decisión del Gobierno de prohibir la venta de coches de gasolina y gasóleo en 2040

MadridActualizado:

El presidente de la CEOE, Juan Rosell ha destacado hoy que deja la patronal con unas cuentas saneadas, con 21 millones de euros en su caja. Rosell, que será relevado la semana que viene por su actual vicepresidente, Antonio Garamendi, ha mantenido hoy un encuentro distendido con los medios de comunicación para despedirse de los mismos.

Tras recordar que, curiosamente, su primer trabajo en su juventud fue de periodista, ha subrayado que sus declaraciones han sido siempre en representación de la CEOE, «nunca eran mis opiniones personales». Incluso ha dicho que «en algunos temas, yo hubiera sido más atrevido».

Respecto al anuncio del Gobierno de prohibir la venta de vehículos de gasolina y gasóleo a partir de 2040, Rosell ha afirmado que «es una decisión precipitada».

Sobre el SMI (Salario Mínimo Interprofesional), ha desvelado que «me costó que se entendiera porque había gente en la organización que no lo veía claro». Sobre el mismo ha añadido que «el acuerdo alcanzado el año pasado con los sindicatos para subir progresivamente el SMI no provocaría un aumento del paro; el que ha aprobado el Gobierno, no lo sabemos».

Juan Rosell ha calificado de «muy duros» sus primeros años al frente de la patronal, que coincidieron con el Gobierno de Rodríguez Zapatero, por los procesos judiciales en los que se vio envuelto el anterior presidente, Gerardo Díaz Ferrán. «En esa primera etapa había que tranquilizar un poco a todos y, con la crisis, cumplir los presupuestos de la organización».

Al acabar su breve discurso ha manifestado que «dejamos el barco en buena dirección y con largo recorrido», y ha destacado algunos asuntos llevados a cabo durante sus dos mandatos, como el código ético y las auditorías.

La anécdota del acto se produjo cuando Rosell, reconocido aficionado al F. C. Barcelona, afirmó que mantiene una excelente relación con el presidente madridista Florentino Pérez, pero que recientemente se había hecho socio del Atlético de Madrid «por la insistencia de su presidente, Enrique Cerezo».