Cajeros de Tesco Bank
Cajeros de Tesco Bank - AFP

Robo digital en las cuentas de 20.000 clientes del banco de supermercados Tesco

A algunos usuarios les han sustraído hasta 600 libras y se han suspendido las compras online

Actualizado:

La pesadilla de cualquier cliente de un banco ya es real: alguien entra en tu cuenta por medios informáticos y se lleva tu dinero. Tesco Bank, propiedad de la cadena de supermercados del mismo nombre, la mayor del Reino Unido, tiene siete millones de clientes. En la noche del sábado y la mañana del domingo pasado, 40.000 cuentas sufrieron ataques digitales, que en 20.000 casos consistieron en robos de dinero. Algunos clientes han reportado pérdidas de hasta 600 euros.

La entidad pide disculpas y asegura que trabaja duro para solventar el problema, pero no parece haberlo logrado todavía. En la mañana del lunes siguen suspendidas las transacciones vía internet. Los clientes pueden retirar dinero en los cajeros, pagar en las tiendas con sus tarjetas e interactuar con sus cuentas, pero no pueden hacer compras online.

«Algunas cuentas han sido objeto de actividad criminal y en algunos casos se han llevado dinero fraudulentamente», reconoce Tesco Bank.

Los clientes están indignados y perplejos: «Algo así te aterroriza». Se quejan además de la mala respuesta del banco. En los peores casos tardaron tres horas en poder contactar por teléfono con la entidad para recibir una explicación. Algunos reportan robos de 500 y 600 libras (670 euros). Tesco Bank ha prometido que «el banco cubrirá todas las pérdidas por la actividad fraudulenta». Devolverá el dinero, pero no lo ha hecho de forma inmediata. Los clientes cuentan que la entidad financiera se limitó a ofrecerles 25 libras como prueba de buena voluntad y para hacer frente a algún apremio. Una cantidad muy pequeña, que no cubre ni la compra de fin de semana de una familia. Muchos clientes viven al día y el problema los ha sorprendido en el momento de pagar el acopio de combustible para la calefacción del invierno.

Varias hipótesis

Los expertos en cíber-seguridad manejan varias hipótesis sobre qué puede haber ocurrido. Una posibilidad es que una red de delincuentes grabase a las víctimas en los cajeros y accediese a sus claves. Otra opción es que un empleado de Tesco Bank haya accedido a la base de datos y haya filtrado a los piratas informáticos la información. El banco por ahora no ha empleado la palabra «hacker». El valor de las acciones de Tesco en la bolsa de Londres ha caído un 3%.

Tesco Bank nació como una filial de los supermercados y el Royal Bank of Scotland, pero desde 2008 es propiedad exclusiva de Tesco. Tiene una cúpula directiva de 4.000 ejecutivos, que trabajan en sedes en Edimburgo, Glasgow y Newcastle. La entidad mantiene una política comercial muy agresiva para captar clientes de los cuatro grandes, Lloyds, RBS, HSBC y Barclays, y de otro banco ascendente, el español Santander.

La cadena de supermercados ha experimentado serios problemas en los últimos dos años, con una crisis de modelo. Hace más de noventa años, Jack Cohen, hijo de un sastre judío inmigrante en Londres, abrió la primera tienda bajo el rótulo de Tesco. Andando el tiempo construyó un imperio y llegó a Sir Jack. Durante décadas en el Reino Unido las palabras Tesco y supermercado casi fueron sinónimos. Pero ayer la compañía anunció en abril de 2015 mayores pérdidas de su historia en un ejercicio, 8.900 millones de euros, que fueron también las más gruesas que ha conocido el retail británico. Tesco paga la fuga de clientes a las cadenas de descuentos alemanas Lidl y Aldi y también sus errores contables, con un escándalo a finales de 2014 por haber inflado sus beneficios.