Alan Greenspan, presidente de la FEDABC

La Reserva Federal de Estados Unidos reduce medio punto los tipos y advierte de nuevos recortes en el futuro

Eliminado en el plazo de un mes todas las subidas preventivas de tipos decretadas durante el año 2000 para contener el desbocado crecimiento económico de EE.UU., la Reserva Federal ha decidido ayer reducir en medio punto adicional la tasa de interés interbancario. Medida acogida con limitado entusiasmo por Wall Street pero que se podría ampliar en los próximos meses para evitar una temida recesión.

WASHINGTON. Pedro Rodríguez, corresponsal
Actualizado:

Las ordenes de la Reserva Federal, que reduce la decisiva tasa interbancaria al 5,5 por ciento, se ha visto acompañadas de un comunicado que explícitamente reconoce la crisis de confianza que empieza a contagiar a la mayor economía del mundo tras una expansión continuada y sin precedentes durante los últimos diez años.

De acuerdo al diagnóstico del Banco Central de los Estados Unidos, «la confianza de consumidores y empresas se ha erosionado, lo que se ha sumado al creciente costo de la energía, que ha disminuido el poder adquisitivo y los márgenes de ganancias de los negocios».

REUNIONES A PUERTA CERRADA

Tras dos días de reuniones a puerta cerrada del llamado Comité de Mercado Abierto -compuesto por Alan Greenspan, los gobernadores de la Reserva Federal y cinco presidentes de los doce bancos regionales que comprenden esta decisiva institución- se ha decretado también una bajada de medio punto en la más simbólica tasa de descuento, situándola en un 5 por ciento.

Este es el tipo de interés con el que el Banco Central de Estados Unidos aplica para sus préstamos a corto plazo con destino a entidades bancarias privadas.

Todos estos recortes no han sorprendido visiblemente a los mercados financieros, que por regla general se han resistido a desarrollar impulsos alcistas tras conocerse este nuevo abaratamiento del precio del dinero.

CAMBIO DE TENDENCIA

La bajada de ayer marca un abandono de la política preferida por Alan Greenspan, que ha optado como presidente de la Reserva Federal en aplicar cambios paulatinos en los tipos de intereses limitados a un cuarto de punto.

Junto al recorte de medio punto ordenado el pasado 3 de enero, es la primera vez durante los 14 años de mandato de Greenspan en que los tipos de interés de Estados Unidos bajan todo un punto durante un mes natural.

RECESIÓN

En su seguida comparecencia ante el Comité Presupuestario del Senado, Alan Greenspan indicó ya la semana pasada que no descartaba la posibilidad de una recesión a tenor de un marcado declive en la confianza de los consumidores.

En opinión del presidente de la FED, «estamos ante una dramática ralentización y, seguramente, nos vamos a situar muy cerca de una tasa de crecimiento cero en este momento particular».

RECORTE DE IMPUESTOS

Ante esta situación, el nuevo presidente estadounidense, George W. Bush, ha insistido de nuevo ayer en su masivo programa de recorte de impuestos como medida de reactivación.

Planes que se han visto reforzados con las nuevas proyecciones sobre el superávit en las arcas federales, que para la próxima década se sitúan ya en 3,12 billones de dólares según los últimos datos facilitados por la independiente Oficina Congresional del Presupuesto.

Según ha reiterado el nuevo presidente republicano, estas cifras económicas demuestran que «existe suficiente dinero» para reducir la deuda nacional, recortar los impuestos y aumentar el gasto público de Estados Unidos.

WALL STREET ESPERABA MÁS REBAJA

Las bolsas estadounidenses acogieron mal la decisión de la Reserva Federal. Así, mientras el Dow Jones, el indicador bursátil más importante del mundo, acogía con frialdad la noticia y cerraba casi invariable, con una levísima ganancia del 0,06 por ciento, el electrónico Nasdaq caía un 2,31 por ciento.

Por su parte, el índice S&P 500, que mide la variación de quinientas grandes empresas, también perdió un 0,56 por ciento.

Los mercados norteamericanos subieron durante las primeras horas de la sesión a la espera de la decisión de la FED. Una vez conocida la noticia, los ánimos se enfriaron, ya que los inversores esperaban un recorte de 75 puntos básicos.

Por lo que respecta a las bolsas del Viejo Continente, la apertura al alza de Wall Street, ayudó a impulsar a la mayoría de mercados, excepto Londres, que perdió un 0,58 por ciento. Madrid, por su parte, ganó un 0,8 por ciento; Fráncfort, el mismo porcentaje, y París, un 1,37 por ciento.