Repsol y Cepsa dejan de comprar petróleo a Irán por temor a las sanciones de Trump

Esta noche ha entrado en vigor el nuevo embargo de EE.UU. a las exportaciones de crudo y gas de la república islamista

MadridActualizado:

El temor a posibles represalias de Estados Unidos ha obligado a las compañías españolas Repsol y Cepsa a dejar de comprar petróleo a esa república islámica, según ha confirmado ABC. De hecho, el último cargamento de Cepsa llegó a sus refinerías en septiembre.

El presidente estadounidense Donald Trump decidió en mayo pasado retirar a su país del acuerdo nuclear firmado con Irán, y otras seis potencias mundiales más, en 2016. Además, anunció nuevas sanciones contra la república islámica. Las más importantes, a las exportaciones de petróleo y gas y al banco central iraní, entran en vigor a las 00,01 horas de mañana.

El problema para las compañías españolas no está únicamente en la adquisición de varios miles de barriles de crudo, sino en las dificultades insalvables que tienen estas petroleras para financiar estas operaciones en los mercados internacionales, así como su aseguramiento.

Irán produce 3,447 millones de barriles/día de petróleo, lo que le convierte en el tercer mayor productor de la OPEP (tras Arabia Saudí e Irak) y el quinto a nivel mundial (con Estados Unidos y Rusia por delante), según los últimos datos de septiembre. Sus exportaciones de crudo superaron los 2,5 millones de barriles diarios en los primeros seis meses de 2018, pero desde entonces han ido cayendo hasta 1,8 millones aproximadamente.

Afortunadamente, la suspensión de estas importaciones de petróleo no ocasionará importantes problemas de suministro ni a estas compañías ni a nuestro país, ya que España importa unos 30 tipos distintos de petróleo procedentes de una veintena de países. Además, entre 2012 y 2015 ya se vivió una situación similar por el embargo internacional.

España ha importado este año, hasta agosto, 4,198 millones de toneladas de petróleo iraní, lo que supone un 65,3% más que en el mismo periodo de 2017. En cualquier caso, el crudo procedente de esa república islámica solo representa el 9,4% de todo el petróleo que llega a nuestro país (44,573 millones de toneladas entre enero y agosto de este año).

Huída de empresas europeas

La decisión de estas petroleras se suma a la postura adoptada por decenas de compañías europeas que decidieron hace meses dejar sus negocios en Irán después de que en agosto pasado entrara en vigor el primer paquete de sanciones de la Administración Trump, que incluían las transacciones financieras con ese país, las importaciones de oro y otras materias primas, y la venta de automóviles y aviones comerciales.

La petrolera francesa Total ya abandonó el desarrollo del mayor campo de gas del mundo, South Pars, en Irán, cuyo lugar será ocupado por la china CNPC. También han suspendido sus rutas con Teherán las aerolíneas British Airways y Air France, así como las navieras Maersk y MSC, líderes mundiales en el transporte de contenedores de mercancías.

Esta situación deja en «papel mojado» la iniciativa liderada por Francia, Alemania y Reino Unido para defender el derecho de las empresas europeas a mantener negocios con Irán, limitar el impacto de las sanciones estadounidenses y mantener canales financieros con ese país.

Ocho países exentos

El Gobierno de Estados Unidos ha insistido en que su objetivo es reducir a «cero» los ingresos que Teherán obtiene de la venta de petróleo, aunque el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció el pasado viernes que Washington eximirá a ocho países de las sanciones. «Vamos a eximir algunas jurisdicciones, pero solo porque hemos visto un esfuerzo y están reduciendo sus importaciones de petróleo de Irán».

En esa línea, Corea del Sur ha pedido a Estados Unidos una «máxima flexibilidad» para evitar que las empresas surcoreanas se vean afectadas por las nuevas sanciones de Estados Unidos contra Irán. Corea del Sur, aliado de Estados Unidos y uno de los mayores compradores de petróleo iraní de Asia, ya ha frenado las importaciones de crudo de ese país. Las empresas de construcción surcoreanas también han cancelado contratos relacionados con la energía en Irán debido a las dificultades financieras.

Turquía sería –junto con China, India y Corea del Sur– uno de esos ocho países, según el ministro turco de Energía, Fatih Dönmez. «Por ahora, las informaciones que nos llegan indican que Turquía formará parte (de los países exentos), pero todavía no nos han llegado los detalles. Es una decisión por la que nos felicitamos», declaró.

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores surcoreana, Kang Kyung Wha, ha solicitado la exención de su país en una llamada telefónica al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo. Corea del Sur, aliado de Estados Unidos y uno de los mayores compradores de petróleo iraní de Asia, ya ha frenado las importaciones de crudo de Irán. Las empresas de construcción surcoreanas también han cancelado contratos relacionados con la energía en Irán debido a las dificultades financieras.

«EE.UU. da marcha atrás»

Estas exenciones han propiciado que el presidente iraní, Hasan Rohaní, haya asegurado que Estados Unidos está dando «marcha atrás» en la imposición de sanciones a Irán porque «no puede frenar las exportaciones de petróleo» del país. «El nuevo plan fracasará definitivamente y están retrocediendo. Primero dijeron que iban a reducir las exportaciones petroleras de Irán a cero; después que a cero no es posible en el mes de noviembre; y luego poco a poco dijeron que quieren disminuirlo», dijo el mandatario en la reunión semanal del Gobierno.

Según el comunicado de la presidencia iraní, Rohaní subrayó dirigiéndose a Washington: «Ustedes ni pueden frenar las exportaciones de petróleo de Irán, ni pueden reducirlas a la cantidad que deseen».

Venta de crudo en la Bolsa de Teherán

Para contrarrestar las inminentes sanciones de Estados Unidos, Irán ha comenzado esta semana a vender petróleo a través de su Bolsa de valores, una medida adoptada por su Gobierno. En la primera jornada se vendieron en la Bolsa de Energía de Irán (IRENEX) 280.000 barriles de crudo a un precio de 74,85 dólares, según informó la agencia oficial IRNA. Este precio es unos dos dólares más bajo que el tipo Brent, de referencia para Europa, y unos diez dólares más barato que el tipo Texas.

El volumen de petróleo que se va a negociar en la Bolsa de Teherán va a ser de un millón de barriles al día y los compradores deben pagar el 10% del valor del pedido en un plazo de dos horas en la cuenta depositaria del citado mercado de valores.