Repsol tiene que aplazar el relevo de Boyer por Blanco en CLH

J. G. N./
Actualizado:

MADRID. La intención de Repsol YPF de colocar en la presidencia de CLH a su ex consejero delegado Ramón Blanco, en sustitución de Miguel Boyer, ha tenido que ser aplazada por la oposición mostrada por alguno de los principales accionistas de la compañía.

El consejo de administración de CLH se reunió ayer por la mañana como estaba previsto y, en vez de tratar el relevo de Boyer por Blanco, aprobó tan solo la designación «por cooptación del accionista Ramón Blanco para ocupar el puesto de consejero dejado vacante por la renuncia efectuada por Blas Oliet, puesto designado por acuerdo de la junta celebrada en junio de 2002, por un periodo de cinco años», según la nota enviada ayer por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Desde que el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, anunció el pasado día 13 una profunda reestructuración del grupo, que suponía entre otras medidas, la salida del consejero delegado, Ramón Blanco, varios accionistas de CLH -como la canadiense Embridge (25%)- mostraron su rechazo a la propuesta de la petrolera, que también tiene un 25% de CLH. Y se quejaban, sobre todo, de las formas pues, según han comentado a este periódico algunos de esos accionistas, «no se nos había informado». Y hay que subrayar que una propuesta como esa necesita el voto del 65% de los accionistas.

La intención de Repsol YPF era proponer a Ramón Blanco como presidente ejecutivo de CLH, lo que provocaría la marcha de Boyer y de su consejero delegado Eduardo Llorens.

El resto de accionistas son Cepsa (14,15%), Disa y Omal Oil (10%), y BP, China Aviation y Galp (5%).