Evo Morales y Antonio Brufau en una reunión que tuvieron en marzo  EFE  pasado en el palacio presidencial de La Paz
Evo Morales y Antonio Brufau en una reunión que tuvieron en marzo EFE pasado en el palacio presidencial de La Paz

Repsol tendrá que ceder el control de su filial Andina a la estatal boliviana YPFB

Ejecutivos de Repsol YPF y representantes del Gobierno boliviano y de la compañía estatal YPFB, propietaria desde el sábado de todos los hidrocarburos del país, seguirán negociando en los próximos

JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO. MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ejecutivos de Repsol YPF y representantes del Gobierno boliviano y de la compañía estatal YPFB, propietaria desde el sábado de todos los hidrocarburos del país, seguirán negociando en los próximos días sobre dos cuestiones fundamentalmente. Por un lado, ambas partes tienen que desarrollar el acuerdo marco firmado en la madrugada del domingo (hora española) y que ahora tiene que ser adaptado a cada uno de los yacimientos que la petrolera española tiene en Bolivia. Por ejemplo, los grandes campos de San Alberto, San Antonio y Margarita, en los que participa Repsol YPF junto con Total, British Gas y BP, tributarán un 82% de las rentas que generen. Otros yacimientos más pequeños pagarán un porcentaje ligeramente inferior en impuestos.

La petrolera española posee el 25% de las reservas de gas y crudo de Bolivia y su producción en este país es de 125.000 barriles/día, el 11% del total del grupo en el mundo (1,1 millones de barriles al día).

Por otro lado, el Gobierno boliviano iniciará próximamente nuevas negociaciones con varias petroleras, entre las que se encuentra Repsol YPF, para obtener el control de las cinco empresas del sector que fueron nacionalizadas por el «decretazo» de Evo Morales del pasado 1 de mayo, que prevé que el Estado boliviano ha de tener el 50% más una acción de Andina (filial de Repsol YPF), Chaco (participada por BP), Transredes (Shell y Ashmore), Petrobras Bolivia Refinanciación (Petrobras) y Compañía Logística de Hidrocarburos (empresas peruanas y alemanas).

Repsol YPF tiene el 51% de Andina y tendrá que ceder al menos un 2% a YPFB. Como contraprestación, la petrolera española tratará de obtener alguna concesión más en cualquiera de los yacimientos de ese país.

«Poco impacto»

El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, dijo ayer que el nuevo contrato de la petrolera con Bolivia «tendrá poco impacto» en la empresa y, si tiene, «será positivo, porque permitirá realizar inversiones con la seguridad jurídica necesaria».

En declaraciones a Catalunya Radio, Brufau se mostró moderadamente satisfecho por el nuevo contrato firmado con el Gobierno de Evo Morales para la explotación de recursos en ese país. Brufau señaló que confía en que el nuevo acuerdo «aclare una situación de inestabilidad del pasado» y consideró que «pone en valor los activos que ahora tenemos».

El presidente de Repsol YPF valoró el apoyo que ha recibido su compañía por parte del Gobierno español durante todo el proceso y explicó que el acuerdo se firmó diez minutos antes de que acabase el plazo y que la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, mantuvo una conversación telefónica con Evo Morales para dar apoyo a la negociación, informa Efe.

El secretario de Estado de Turismo y Comercio, Pedro Mejía, destacó ayer que el acuerdo alcanzado por Repsol YPF «despeja incertidumbres» y permite afrontar el futuro con mayor optimismo.

Mejía dijo que la situación que nace a partir de este momento «es más positiva y permite realizar las operaciones en un clima mucho mejor».

La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, dijo que el acuerdo demuestra que la decisión del Gobierno de mantener una relación política fortalecida, fluida y ágil con Bolivia «era la acertada, aunque algunos medios de comunicación, y sobre todo el PP, nos decían que mostráramos una mayor dureza, que rompiéramos las relaciones. ¿De qué nos habría servido hoy una mayor dureza formal y un puñetazo encima de la mesa?», se preguntó.

Jiménez subrayó que para defender los intereses económicos españoles en Iberoamérica es necesario actuar con el máximo respeto a las autoridades locales y no «enjuiciar» sus decisiones legítimas.

El ministro de Hidrocarburos boliviano, Carlos Villegas, declaró ayer que, con los nuevos contratos, las ganancias de las petroleras en Bolivia bajarán del 40 al 15%, cifra que considera «normal y aceptable en la industria del petróleo a nivel mundial».