Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol - ABC

Repsol inaugura el primer punto de carga ultrarrápida para coches eléctricos de la Península

Permite recargar el vehículo en seis minutos

MadridActualizado:

Cargar el coche eléctrico en seis minutos ya es posible desde hoy en España. Repsol ha inaugurado este lunes en Lopidiana, provincia de Álava, el primer punto de recarga ultrarrápida para vehículos eléctricos de la Península Ibérica, que a su vez es uno de los primeros de estas características en el Sur de Europa.

La instalación, situada en la carretera N-I, permite recargar en seis minutos el 80% de la batería de vehículos que soporten la potencia máxima del dispositivo, un tiempo similar al que se emplea en un repostaje convencional, según ha informado la compañía energética en un comunicado.

El nuevo sistema está situado en una estación de servicio y cuenta con una potencia máxima de 700 kilovatios (kW), que puede repartirse entre sus cuatro postes de suministro en función de la capacidad de las baterías de los vehículos. El dispositivo se puede configurar para ofrecer 350 kW simultáneamente a dos vehículos o para recargar cuatro vehículos con 175 kW para cada uno.

El punto de recarga de Lopidana ha sido instalado por Ibil, empresa impulsada por Repsol y el Ente Vasco de la Energía (EVE) con el objetivo de desarrollar tecnología, servicios y capacidades en el ámbito de la recarga eléctrica, y será operado y mantenido por esta misma compañía.

Para que cualquier vehículo eléctrico existente en el mercado pueda utilizar esta infraestructura, los nuevos puntos incorporan conectores estándar de recarga Combo CCS (hasta 350 kW) y CHadeMO (hasta 100 kW). Existen diferentes tipos de recarga en función de la potencia del punto de suministro, que junto con las características del propio vehículo, determina la velocidad de llenado de la batería.

En un punto de recarga ultra-rápida, que va desde los 150 kW hasta los 350 kW, se puede recargar el 80% de una batería de 40 kWh en un tiempo de entre seis y 13 minutos, para recorrer aproximadamente 270 kilómetros. A su vez, en un punto rápido, de 50 kW, el tiempo de recarga es de unos 30 minutos, mientras que en uno semi-rápido, de 22 kW, se necesita una hora y media.

La instalación de Lopidana forma parte del proyecto europeo E-VIA FLEX-E, que contempla el despliegue de una red piloto de 14 instalaciones similares en corredores europeos de transporte de España, Francia e Italia. La iniciativa busca compartir las mejores prácticas para el despegue de este tipo de infraestructura y las experiencias técnicas derivadas de su instalación, mantenimiento y operación.

Repsol tiene previsto ofrecer esta tecnología en otras cuatro estaciones de servicio de su red durante este año. Además, la compañía cuenta con 31 puntos de recarga rápida en sus estaciones de servicio, y participa a través de Ibil -organismo público que impulsa el sistema de eléctrica en Euskadi- en una red con más de 1.700 puntos, de los que 200 son de acceso público.

Al acto de inauguración han asistido el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz; el presidente de la sociedad pública Ibil, Emiliano López Atxurra; la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia; el diputado general de Álava, Ramiro González; y el alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, entre otras autoridades.

En su intervención Josu Jon Imaz ha destacado que contar con este punto de recarga permite a Repsol «seguir siendo un referente en movilidad en España, donde ya participa en la mayor red de recarga eléctrica pública del país».

Por su parte, Arantxa Tapia ha destacado que la inauguración de este punto de recarga rápida es un paso «importante» en el proceso de descarbonización e impulso a la movilidad eléctrica que se está llevando a cabo desde el Gobierno Vasco, «conscientes de que es necesaria una transición ordenada y realista».

«No podemos pasar de la situación de hoy a la de mañana, con una movilidad absolutamente eléctrica y basada en energías renovables de un día a otro. Tenemos que planificarlo bien y hacerlo de una forma ordenada», ha señalado. Ello conllevará también una ordenación del sector de automoción y la concienciación de la sociedad «para que eso sea una realidad».

Asimismo, la consejera ha recordado que el enfoque del Plan Renove de Euskadi de este año ha querido, precisamente, «contribuir a incentivar el cambio de vehículo para sustituir los más contaminantes por otros menos contaminantes» e «incentivar este cambio atendiendo a una neutralidad tecnológica» pero también «incentivando de manera adicional y especial la adquisición de vehículo eléctrico».

Según ha dicho, todavía los datos son «muy moderados» en lo relativo a «la puesta en la carretera» de vehículos eléctricos o enchufables. «Todavía tenemos que hacer muchos esfuerzos para que eso sea una realidad en el día de mañana», ha indicado.

Por ello, ha instado a trabajar para «dar los pasos adecuados» y preparar al sector vasco de automoción así como a la sociedad «para que sea una realidad en un futuro». «Tenemos que ir dando los pasos adecuados, con una planificación muy ordenada, no a golpe de decreto, ni demonizando ningún tipo de combustible a día de hoy, porque no podemos soportar el que, hoy por hoy, todo sea de una única manera»+, ha apuntado.

Tapia cree que es preciso «trabajar de una forma adecuada» para cumplir «con todos los objetivos de descarbonización» y lograr «una sociedad absolutamente respetuosa con el medio ambiente» pero «siendo conscientes de que todo el tejido productivo vasco también depende de ellos».

La consejera ha insistido en que el acceso público a estaciones de recarga ultra rápida, con tecnología exclusivamente de Euskadi, marcará «mayor velocidad en el impulso de la estrategia basque mobility basada en tecnología de vanguardia y atendiendo a criterios de sostenibilidad».