El presidente de Repsol Antonio Brufau (iz) y el consejero delegado Josu Jon Imaz
El presidente de Repsol Antonio Brufau (iz) y el consejero delegado Josu Jon Imaz - EFE

Repsol, ¿demasiado dividendo?

La petrolera española ha presentado medidas de austeridad, todas ellas, con el objetivo de lograr la neutralidad de caja en un hipotético escenario del Brent a 50 dólares

FINANZAS.COMActualizado:

La caída del precio del petróleo se ha convertido en el mayor obstáculo para Repsol desde que Argentina anunció la nacionalización de YPF. Por eso, la compañía adelantó al 15 de octubre la presentación de su plan estratégico hasta 2020, el arma con la que pretende blindarse ante un crudo a precios de derribo. Entre las principales medidas anunciadas, destaca una venta de participaciones por 6.200 millones, un recorte de la inversión del 38 por ciento, un ahorro de costes por 2.100 millones, 1.500 despidos y la reducción de la deuda en un 45 %. Medidas de austeridad, todas ellas, con el objetivo de lograr la neutralidad de caja en un hipotético escenario del Brent a 50 dólares.

«La presentación incluyó todos los elementos clave que cabrían esperar de una compañía petrolera a día de hoy: significativa reducción del capex, un programa de eficiencia e importantes desinversiones», valoran los analistas de Barclays.

«Es lo que el mercado esperaba y parece razonable», añade Nicolás López, MG Valores.

No obstante, los inversores recibieron con ventas la presentación de la hoja de ruta y el valor sigue sin remontar, un semana después de la presentación del plan. Varios analistas relacionan esta mala acogida del mercado con la promesa de mantener el dividendo de un euro por acción (incluso más, si el petróleo sube), lo que implica una rentabilidad por dividendo del 8,5%, considerada excesiva en la situación actual, caracterizada por los recortes.

Lee la noticia completa en Finanzas.com