Juan Alfaro, presidente de Renfe
Juan Alfaro, presidente de Renfe - ARCHIVO

Renfe opta al AVE de California en una alianza con Globalvía

La compañía pública trata de adentrarse en un proyecto en el que ya se hallan, en la construcción de determinadas partes del trazado, Ferrovial y ACS

MadridActualizado:

Renfe ha superado la primera fase del proceso para pujar por el AVE entre Sacramento-San Francisco y Los Ángeles y San Diego y allana, así, el terreno para aspirar a uno de los contratos de alta velocidad internacionales más destacados en el horizonte. En un comunicado, la compañía pública que preside Juan Alfaro anunció que la Autoridad de Alta Velocidad de California (CHSRA, por sus siglas en inglés), sociedad que promueve el proyecto, ha invitado a la española a presentar su oferta, el primer paso administrativo para optar a la explotación de la línea.

Renfe competirá de la mano de Globalvía, empresa controlada por tres fondos de pensiones -OPTrust (Canadá), PGGM (Holanda) y USS (Reino Unido)- y que participará en la alianza como socio de referencia. ADIF, por su parte, figurará como subcontratista. Con este contrato, la CHSRA busca un «socio operador ferroviario con amplia experiencia en alta velocidad para el asesoramiento en el desarrollo inicial del sistema, incluyendo material rodante, infraestructuras, sistemas y estaciones y que, eventualmente, pueda convertirse en el responsable inicial de las operaciones del tramo entre el Silicon Valley y el Central Valley», detalló la compañía española en el texto.

La operación consta de dos fases: la primera de ellas se fundamentará en un principio de acuerdo por el que el operador ferroviario escogido trabajará con la entidad responsable del proyecto «en el diseño, desarrollo y definición de los aspectos técnicos y comerciales del servicio de alta velocidad». Para ello, el ganador del contrato recibirá una cantidad máxima de 30 millones de dólares (27,47 millones de euros al cambio actual) por un periodo de seis años.

Posteriormente, en una segunda fase, el ganador será responsable de su explotación «conforme a un acuerdo de franquicia negociado posteriormente sobre la base del plan financiero definido por las autoridades estadounidenses».

Renfe trata de adentrarse en un proyecto en el que ya se hallan, en la construcción de determinadas partes del trazado, Ferrovial y ACS. El operador ferroviario da un nuevo paso, de forma paralela, en la internacionalización de la compañía, estrategia cuyo buque insignia es el AVE entre La Meca y Medina. Se espera que esta obra, cuyo precio inicial asciende a cerca de 6.700 millones de euros, esté finalizado en marzo del año que viene, después de la prórroga concedida por el Gobierno saudí. La compañía también ha manifestado su interés por pujar por el AVE de Reino Unido.