Según un sindicato de la compañía los agentes policiales habrían investigado los departamentos de «homologación y puesta a punto de los controles del motor».
Según un sindicato de la compañía los agentes policiales habrían investigado los departamentos de «homologación y puesta a punto de los controles del motor». - AFP

Renault, investigada en Francia por un posible fraude en las emisiones similar al de Volkswagen

La marca de coches afirma en un comunicado que no se ha encontrado rastro alguno de manipulación en las emisiones de motores diesel tras los primeros test realizados

ParísActualizado:

La dirección general de Renault reconoce que los inspectores de la Dirección general de la competencia, el consumo y la represión de fraudes (DGDDRR) han investigado los motores diesel fabricados por el constructor «sin haber detectado ningún fraude».

A última hora de la mañana, el desmentido de la compañía no había conseguido frenar la caída del 20% de las acciones de Renault en la Bolsa de París, arrastrando automáticamente la cotización a la baja de Peugeot. Lo que ha empujado al CAC 40 parisino hacia caídas de más del 2% en una línea similar a otras plazas europeas como Madrid, Milán o Londres cuyos índices se están tiñiendo de rojo en la sesión de hoy. El desplome bursátil de Renault ha arrastrado también al segundo fabricante de vehículos francés, PSA Peugeot Citroën, cuyos títulos caían a media sesión un 8,81%, informa EFE y Reuters.

Los registros en Renault, han informado medios locales, tuvieron lugar en el centro de ingeniería de Lardy, el de tecnología de Guyancourt, la planta de Plessis-Robinson y su sede de Boulogne-Billancourt, todos en los alrededores de París.

Sospechas sindicales

El sindicato CGT (históricamente ligado al PCF) fue el primero en denunciar una inspección de la DGDDRR que la dirección de Renault no había deseado hacer pública. Según la CGT, Renault «pudiera protagonizar un escándalo semejante al de Volkswagen», a escala nacional e internacional.

La dirección de Renault ha comenzado por guardar silencio, hasta que la espectacular caída de la cotización de la empresa, en bolsa, obligó al equipo dirigente a publicar un desmentido oficial, a la espera de informaciones mucho más precisas sobre el alcance exacto de la inspección de la DGDDRR.

La CGT ha publicado sus informaciones y sospechas con un panfleto anónimo dirigido teóricamente a sus militantes. En ese panfleto, el sindicato afirmaba haber pedido «explicaciones» a la dirección sobre las sospechas de fraude en materia de emisiones. Ante el silencio de la empresa, el sindicato decidió hacer públicas sus “sospechas” e “inquietud”, con un primer resultado: la caída del precio de las acciones en la Bolsa de París.

Ante la alarma bursátil, la dirección de Renault ha decidido responder con un primer comunicadoque intenta transmitir «serenidad»: «Los inspectores de la DGDDRR han visitado nuestro Centro Técnico de Lardy y el Tecnocentro de Guyancourt. Los análisis realizados a la demanda de la ministra de la ecología, Ségolène Royal sobre nuestros motores diesel no han detectado ningún fraude. La empresa realizó a finales de diciembre una inversión de 50 millones de euros para recortar las emisiones de gases nocivos en nuestros vehículos».