Raúl Hita y Rafa Muñoz, dos de los fundadores
Raúl Hita y Rafa Muñoz, dos de los fundadores - ABC
Marca online

Los relojes que conectan con los jóvenes

C21BeBrave nació para ganar dinero y también «entretener a las personas»

MadridActualizado:

Las palabras del Papa Francisco en la JMJ de Brasil, en el 2013, dieron mucho que pensar a tres jóvenes amigos que se encontraban en Almuñécar. «Lanzó mensajes renovadores y hablaba de los jóvenes como los dueños del futuro, que estaban en la sociedad para dejar huella», cuenta a ABC Rafa Muñoz. Y es eso lo que precisamente quisieron hacer Rafa y sus dos amigos, Raúl y Jaime, diseñando su propio proyecto empresarial, C21BeBrave, hoy una marca online de relojes y gafas que une moda y valores. Entre sus logros, el de conseguir 200.000 seguidores en Instagran en solo 24 horas. Por detrás de esta campaña, la más exitosa de marketing digital de los últimos años, hay muchas horas de trabajo e ilusión de estos jóvenes andaluces. «A los tres nos gustaban los relojes y decidimos que fueran esferas a las que se las podía cambiar de correa, para dar un valor añadido», explica el cofundador.

Empezaron en el 2013 con los 16.000 euros que lograron reunir gracias a sus padres, vendieron sus primeros relojes en junio de 2014 y en los últimos dos años han facturado 1,2 millones de euros. Para el presente ejercicio esperan llegar a los 800.000 o incluso 900.000 si se les dan bien las Navidades. Empezaron de cero, «buscando en Google porque no teníamos ni idea de cómo se hacía un reloj», confiesa Rafa. Y desde un principio buscaban algo más que ventas con esta marca: «El objetivo también era el de entretener a las personas, que se lo pasen bien». Además, el 5% de su facturación va destinado a proyectos sociales y ya han logrado 3.500 matrículas escolares en el poblado de Bodjondé en Togo.

Lograron 200.000 seguidores en Instagram en 24 horas

Diseñaron tres colecciones diferentes de relojes, desde 55 a 120 euros, y cuentan con unas 30 esferas y 30 correas diferentes. «Lo diseñamos todo nosotros, se fabrica en China y se monta en España», afirma el joven emprendedor. En mayo del año pasado se introdujeron varios modelos de gafas, uno de ellos con mucha aceptación entre los clientes ya que protege los ojos de la luz azul de las pantallas. Como símbolo de la marca, un pez, el que utilizaban los primeros cristianos para identificarse y el nombre, C21, cristianos del siglo XXI, y BeBrave recordardo las palabras de Juan Pablo II de ser valiente y no tener miedo.

Es una marca destinada a un público entre 18 y 35 años y buscan siempre nuevas formas de conectar con ellos. «Hay meses que invertimos hasta 10.000 euros en las redes porque conocemos el poder del marketing digital», subraya Rafa. Pero incluso ellos se han visto sorprendidos el resultado, tal y como ocurrió el 15 de octubre. Un lunes decidieron lanzar un concurso y acabaron por lograr 200.000 seguidores en 24 horas. «Nos llamaron desde Nueva York, de Instagram, porque no habían visto nunca nada igual», subraya el joven. El resultado, 1.500 pedidos nuevos en el primer día.