Sucursal del Halifax Bank of Scotland ( HBOS ) en Londres (Reino Unido). /EFE
Sucursal del Halifax Bank of Scotland ( HBOS ) en Londres (Reino Unido). /EFE

Reino Unido sale al rescate de sus cuatro mayores bancos en una operación financiera sin precedentes

Inyectará más de 44.000 millones de euros para evitar la quiebra de HBOS, Royal Bank of Scotland, Lloyds TSB y Barclays

AGENCIAS |
LONDRESActualizado:

El Gobierno británico se propone lanzar mañana lunes la mayor operación de rescate de la banca realizada en el Reino Unido después de que los cuatro mayores bancos del país, HBOS, Royal Bank of Scotland, Lloyds TSB y Barclays, solicitaran 35.000 millones de libras (más de 44.000 millones de euros) para evitar la quiebra, según ha informado el diario Sunday Times.

Esta decisión, que no tiene precedentes, convertirá al Gobierno en el mayor accionista en al menos dos de las cuatro entidades, Halifax Bank of Scotland (HBOS) y Royal Bank of Scotland (RBS), según la misma fuente. Según el plan de salvamento, el Gobierno podría hacerse con el 70% del HBOS, el principal banco hipotecario del país, y del 50% del RBS, según el diario. Esta operación otorgaría potencialmente al Gobierno de Gordon Brown un asiento en el consejo de administración de ambas entidades.

Responsables del Ministerio de Economía, el FSA -el regulador británico del sector financiero- y el Banco de Inglaterra mantienen este fin de semana reuniones con los directivos de los cuatro bancos, aunque, hasta el momento, ninguna de las partes ha hecho declaraciones al respecto. La maniobra de rescate trasciende después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtiese este sábado que las bolsas pueden caer "otro 20%".

El valor de las entidades, en caída libre

El Royal Bank of Scotland, que ha visto cómo su valor de mercado se desplomaba por debajo de los 12.000 millones de libras (casi 15.100 millones de euros), se dispone a pedir que se apruebe una inyección económica de 15.000 millones de libras (unos 18.500 millones de euros).

Por su parte, el mayor suministrador de hipotecas del país, el HBOS, ha visto cómo su valor bursátil ha caído en el último año de 35.400 millones de libras (44.600 millones de euros) a 6.500 millones de libras (8.200 millones de euros), ante lo que solicitará una financiación de hasta 10.000 millones de libras (unos 12.600 millones de euros). El Lloyds TSB (en proceso de adquisición del HBOS) pretende 7.000 millones de libras (unos 8.800 millones de euros) y el Barclays, 3.000 millones de libras (unos 3.700 millones de euros).

En el último año, el Lloyds TSB ha pasado de tener un valor de mercado de 32.200 millones de libras (unos 40.500 millones de euros) a 10.700 millones de libras (unos 13.500 millones de euros), mientras el Barclays ha pasado de 43.600 millones de libras (unos 55.000 millones de euros) a 16.800 millones de libras (unos 21.200 millones de euros), según datos publicados por The Guardian.

Blindar las entidades frente a una larga recesión

La magnitud de la financiación implicada en este plan de rescate podría llevar a la suspensión de la cotización en la Bolsa de Londres para dar tiempo a que el mercado digiriera las medidas. Además, el Lloyds TSB podría renegociar los términos del acuerdo de compra del HBOS, aunque, según las fuentes citadas por el rotativo, parece que las dos partes están decididas a seguir adelante con el acuerdo.

El plan de salvamento también puede implicar que los bancos tengan que reconocer futuras pérdidas debido a su exposición a las hipotecas sub-prime y otros instrumentos financieros. De acuerdo con Sunday Times, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, ha dicho a los bancos que pidan más dinero del que necesitan a fin de garantizar que su posición de liquidez se fortalece suficientemente como para absorber eventuales sacudidas y para resistir una larga recesión.

Los cuatro bancos forman parte del grupo de siete que esta semana acordaron participar en el ambicioso plan de rescate de la banca valorado en 500.000 millones de libras (unos 630.000 millones de euros) que anunció este miércoles el primer ministro británico.

King ha insistido en la recapitalización de los bancos como condición para otros elementos del plan, que sigue tres líneas de actuación: nacionalización parcial de los bancos, incremento del dinero destinado a canjes de títulos y cédulas hipotecarias por bonos del Estado y fondos para garantizar las emisiones de deuda.