Ernesto Agudo

Regiones y municipios dispararon sus empleados públicos en 17.000 personas

El Estado contrajo su plantilla en 3.878 trabajadores en 2018, a su mínimo histórico

MadridActualizado:

La cercanía de las elecciones se dejó sentir en las plantillas públicas de comunidades autónomas y municipios, aunque no tanto en la del Estado. El número de empleados públicos ascendió a 2.578.388 personas en enero de 2019, un 0,6% más que un año antes en lo que supone que el año pasado las plantillas crecieron en 17.005 personas, según publicó ayer el Boletín Estadístico del personal al servicio de las Administraciones Públicas. Este registro no toma en cuenta a los trabajadores de empresas públicas, por lo que difiere en más de medio millón de personas con el dato que da la EPA de trabajadores del sector público. Este aumento es el segundo mayor desde la crisis: el primero continúa siendo el de 2017.

Como fuere, este aumento de personal se debió íntegramente a comunidades autónomas (con 12.926 trabajadores más, un 1% de alza) y administraciones locales (con 4.141, un 0,7% de crecimiento), que en año electoral elevaron su personal. Las comunidades autónomas, con 1.339.111 trabajadores, son las administraciones con más empleados públicos, seguidos del propio sector local (575.405 trabajadores). Mientras tanto, el Estado registró, como suele ser habitual, su mínimo histórico de empleados públicos, con 507.830 personas, al reducirlo en 3.878 trabajadores (un 0,8% menos). Por lo demás, las universidades elevaron su personal en otros 3.816 efectivos, hasta los 156.042 trabajadores (el mayor aumento porcentual, un 2,5%).

Si bien frente al anterior dato de julio el número de empleados públicos se reduce un 0,2%, lo correcto es realizar la comparativa con el mismo dato del mes de enero anterior, ya que en julio hay una distorsión estadística por los docentes interinos que salen de la contabilidad del Ministerio al acabar el curso escolar.

Como fuere, aún no han entrado en las estadísticas los efectos de las dos últimas tandas de ofertas de empleo público, ya que de su aprobación a la convocatoria suele mediar un año y medio. Será a partir del próximo año cuando se comience a ver el efecto de las ofertas. Como las jubilaciones continúan produciéndose, ello explica que el alza de empleo neto esté acotado.

CC.OO. lamentó la pérdida de 107.449 efectivos desde 2012 en la Administración. El empleo público tocó fondo en 2016 y fue despertando desde entonces, a medida que el Gobierno fue elevando la tasa de reposición, es decir, el porcentaje de bajas que reponía.