Rodrigo Rato, durante el juicio por la salida a Bolsa de Bankia en la Audiencia Nacional - EFE Vídeo: Rato responsabiliza al Banco de España de todas las decisiones sobre Bankia

Rato, sobre su salida de Bankia antes del rescate: «A mí me echó Rajoy»

El expresidente de la entidad continúa declarando en el juicio por la salida a Bolsa de la entidad financiera

MadridActualizado:

Viajemos a mayo del año 2012, en la antesala del peor verano de la economía española, cuando el país se asomó al precipicio. La bola de nieve de la crisis de las cajas de ahorro amenazaba a toda la economía y había que hacer algo. El 7 de mayo dimite Rodrigo Rato, el entonces presidente de Bankia, una entidad que englobaba a siete cajas de ahorro, algunas de las más problemáticas como Bancaja y Caja Madrid. El Gobierno de Rajoy acababa de aprobar un nuevo plan de saneamiento y abría la puerta a inyectar dinero público a las cajas. 48 horas después, el 9 de mayo, el Ejecutivó actuó: nacionalizó Bankia para salvarla, y el resto es conocido.

Más de seis años después, Rato ha asegurado este miércoles que su salida fue forzada por Mariano Rajoy, el entonces presidente del Gobierno. “A mí me echó el presidente del Gobierno, fue una intervención política”, ha manifestado Rato en la segunda sesión de su declaración como acusado en el juicio por la salida a Bolsa, que se está convirtiendo en una auténtica autopsia pública sobre la crisis. “Fue una decisión absolutamente política”, ha reprochado Rato sobre su dimisión forzosa.

No es la primera vez que el expresidente de Caja Madrid y de Bankia, que ayer en la primera sesión de interrogatorios escudó su gestión de la entidad en el Banco de España, el FROB, el Gobierno y hasta los técnicos de la entidad, atribuye al Ejecutivo popular, y en concreto al exministro de Economía Luis de Guindos, su estrepitosa salida del banco, que se produjo después de que el auditor Deloitte se negase a firmar las cuentas del grupo de 2011, desatando la nacionalización del banco.

Esa intervención –la decisión de que el Estado controlara las cajas a través del Frob, dependiente del Ministerio de Economía- perjudicó, según Rato, a las cajas. “Con la intervención claro que perdieron las cajas”, ha señalado el acusado, que se enfrenta a cinco años de prisión en este caso por un delito de estafa a los inversores. Rato ya se encuentra encarcelado por el caso de las tarjetas black y es trasladado cada día a la Audiencia Nacional desde la prisión de Soto del Real.

La segunda sesión de la declaración del antiguo vicepresidente del Gobierno con el Partido Popular ha continuado adentrándose en los aspectos técnicos de la salida a Bolsa de Bankia y en el precio de la acción con el que la entidad saltó al parqué. Rato insiste que la operación bursátil fue la única salida que tenía Bankia tras la medida aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que impuso unos requerimientos de capital a las cajas que en la práctica obligaban a entidades como Bankia a salir a Bolsa para que pudieran ampliar su capital. “Es un cambio de escenario que no responde a una estrategia autónoma de la entidad, ni siquiera del regulador, es una decisión del Congreso de los Diputados y del impulsor de la medida: el Gobierno”, ha vuelto a argumentar Rato a preguntas de la fiscal del caso.

Según Rato, ese movimiento fue impulsado por el Banco de España, que les instó a saltar al parqué antes del mes de septiembre de 2011, antes incluso de lo que marcaba la ley. “El regulador buscaba que las cajas salieran de esa situación anómala de no tener capital, y yo sinceramente lo compartía”, ha señalado. Ha defendido que el esfuerzo de los antiguos directivos de la entidad –que necesitó ser rescatada finalmente con 22.424 millones de euros de dinero público- se centró en el plan de negocio de Bankia, “que era lo que iba a valer en el futuro”, ha dicho.