Rato dice que el tope para Endesa e Iberdrola está en el 45 por ciento

MADRID. Reuters
Actualizado:

El Gobierno no va a dar ninguna sorpresa en la proyectada fusión entre los grupos Iberdrola y Endesa, pues seguirá las recomendaciones de la Comisión Nacional de la Energía y del Tribunal de Defensa de la Competencia, según manifestó ayer el ministro de Economía, Rodrigo Rato, en una entrevista a Reuters.

«El Gobierno no va a dar sorpresas. Va a seguir bastante las recomendaciones de la Comisión Nacional de la Energía y del Tribunal de Defensa de la Competencia, en caso de que apruebe la fusión...», declaró.

«... es verdad que hay una diferencia entre los dos (informes), pero es una diferencia perfectamente asimilable por parte del Gobierno», añadió.

Rato recordó la conocida posición del Gobierno de que la empresa resultante no supere la actual capacidad de generación de Endesa (equivalente al 45 por ciento de cuota de mercado), y «en ningún caso tendrá mayor capacidad de generación».

«En ningún caso superará el límite del 45 por ciento», dijo.

REVISIÓN DE LOS CTC

El vicepresidente dejó la puerta abierta a una revisión de la aplicación de los denominados CTC, o costes hundidos, compensaciones que recibirán las compañías eléctricas por la transición a la liberalización del mercado.

En su opinión, para la fijación de los CTC deben tenerse en cuenta las posibles plusvalías que puedan obtener Endesa e Iberdrola por la venta de activos como recomiendan los informes técnicos.

DIFICULTADES PARA EDP

Rato señaló que la reciente oferta presentada por la portuguesa EDP sobre la doméstica Hidrocantábrico presenta serias dudas de que progrese por la participación pública en la compañía lusa.

«Con una participación (pública) de alredededor del 33 por ciento tiene grandes dificultades con nosotros (...). Cualquier empresa participada por un Gobierno extranjero no podrá tener derechos políticos, sería sólo una inversión financiera», señaló agregando que EDP todavía no ha pedido ninguna autorización al Gobierno.

También expresó el rechazo del Gobierno a que cualquier oferta sobre Hidrocantábrico conlleve su desaparición como operador (como ya decidió vetando la OPA de Unión Fenosa). «No aceptaremos una absorción de Hidrocantábrico que haga reducir el número de operadores», dijo.