El Rey posa con el presidente Mariano Rajoy y con los expresidentes: Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y José María Aznar - ernesto agudo

Rajoy no prevé subir más los impuestos en 2012, aunque advierte: «Nada es para siempre»

Y Sarkozy contesta a las agencias de calificación: «No definen la política económica de un gran país»

madrid Actualizado:

La rueda de prensa posterior al encuentro entre el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, este lunes ha dejado patente la buena relación y sintonía entre ambos mandatarios.

Sarkozy ha alabado la buena salud de la democracia española y la «valentía» de las decisiones adoptadas recientemente por Rajoy para luchar contra la crisis. El presidente galo ha aprovechadopara dejar claro que «la política económica de un gran país no la definen las agencias de calificación». Contestaba así a las preguntas de los periodistas sobre la polémica rebaja de la triple A que sufrió Francia el viernes por parte de Standar&Poor's, mientras que, por contra, este lunes Moody's confirmaba la máxima nota de la deuda gala.

Ante este lío de calificaciones, el presidente francés, visiblemente molesto, ha advertido que en Francia y en España «no son las agencias de calificación las que tienen que definir las políticas económicas». «No tengo intención de tener en cuenta lo que dicen unos y otros, sino la economía real. Debemos reducir el déficit, los gastos y mejorar la competitividad», ha señalado.

En la misma línea, Rajoy ha señalado que aunque no le gustó la decisión del viernes de Standar&Poor's, «lo importante es que Europa actúe y que cada uno en su país se marque su propio camino». El presidente del Gobierno español ha indicado que, en el caso de nuestro país, el «camino» pasa por «reducir el déficit, hacer reformas estructurales para el crecimiento, y mejorar la competitividad».

Subida de impuestos

El jefe del Ejecutivo español también se ha referido a la subida del IRPF y se ha mostrado absolutamente «convencido» de que a los votantes del PP no les ha gustado. «Pero hemos adoptado esa decisión porque estamos en una situación muy complicada. La alternativa era no hacer nada y no contribuir a la solución», ha justificado. Rajoy ha reconocido que le costó tomar esta decisión porque no cree en los impuesto elevados, pero esta vez «no había alternativa».

«Es una medida para dos años y junto a otras decisiones van a ayudar a que España recupere su posición y podamos bajar impuestos», ha explicado. A la pregunta de si podía garantizar que en los próximos presupuestos no subiría más los impuestos, Rajoy ha asegurado que ya los han elevado «lo suficiente» y que es «conciliable» la reducción del déficit con no subirlos. «Pero en la vida nada es para siempre», ha advertido, aunque ve problable que en el futuro pueda bajarlos.

Las declaraciones de ambos mandatarios en rueda de prensa han demostrado la buena sintonía reinante. Rajoy se ha mostrado a favor de la tasa de transacciones financieras en la UE y Sarkozy ha asegurado que Francia apoyará la presencia española en el Banco Central Europeo.