El exministro Montoro, recientemente, en el Observatorio Proa Comunicación
El exministro Montoro, recientemente, en el Observatorio Proa Comunicación - ABC

Rajoy elaboró los Presupuestos de 2018 pensando en su prórroga en 2019

Montoro preparó las cuentas con partidas flexibles, lo que ha beneficiado al Gobierno de Sánchez

MadridActualizado:

El Gobierno de Mariano Rajoy elaboró los Presupuestos de 2018 pensando en prorrogarlos en 2019 vista la dificultad que tuvo el Ejecutivo para arañar los apoyos necesarios. Así lo desvela el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al recordar que en su momento el Ejecutivo del PP pensaba que con el voto a favor a las cuentas podían permanecer hasta 2020.

«Este Presupuesto estaba pensado para ser prorrogado, lo que veíamos que podía ocurrir viendo los apoyos políticos. De esta forma, hay partidas de gasto que en lugar de vencer en el año, lo hacen cuando deje de regir el Presupuesto. Esto es la primera vez que se hizo así y el objetivo era facilitar la labor de los interventores porque veíamos que podía pasar que nos rechazaran las cuentas al año siguiente», señaló el exministro en el Observatorio Proa Comunicación.

Esta circunstancia ha acabado beneficiando al Gobierno de Pedro Sánchez, que no pudo aprobar sus propias cuentas para 2019 y, como avanzó ABC, prorrogará todo el año los Presupuestos de 2018 por lo avanzado del calendario para aprobar unos nuevos. Al flexibilizar ciertas partidas, las cuentas permiten que determinados fondos puedan ejecutarse con mayor tiempo.

En otros ámbitos, preveían para 2018 –pero también para 2019–, por ejemplo, elevar las pensiones un 1,6%, además de las mínimas un 3% cada uno de los años e ir incrementando la base reguladora de las prestaciones por viudedad del 54 al 56% en 2018 y al 60% en 2019. El PP pactó estos puntos con el PNVpara conseguir su apoyo a los Presupuestos a finales de mayo, aunque una semana más tarde, el partido nacionalista votó a favor de la moción de censura que presentó el PSOE contra Mariano Rajoy.

Como fuere, esta plurianualidad ha contribuido a que el Gobierno de Sánchez haya optado finalmente por mantener estos Presupuestos. «Cuando fue la moción de censura y el candidato dijo que se quedaba con los Presupuestos que había rechazado una semana antes, me faltó ponerme de pie y aplaudir. Porque lo lógico es que si ganas una moción, lo cambies, pero no lo haces porque ves que es difícil cosechar tantos apoyos», ironizó Montoro.

Presupuestos de 2020

Lo cierto es que, viendo los plazos de la investidura, el Gobierno de Sánchez puede ver peligrar también los Presupuestos de 2020. Pese a que la intención inicial era llevarlos a las Cortes antes de octubre, cumpliendo así el artículo 134 de la Constitución, lo cierto es que ante el retraso en la investidura, esta intención queda en suspenso. El Gobierno preveía aprobar en julio la senda de déficit y el consecuente techo de gasto en julio, pero difícilmente lo hará ahora mismo, viendo que, como pronto, formará Ejecutivo este mes.

La ley de Estabilidad señala que el Gobierno debe aprobar el techo de gasto antes de acabar junio, además de sacar la senda de déficit, pero a la propia inestabilidad en el Gobierno, que debe convencer a Podemos de apoyarles junto a otras fuerzas con la amenaza de volver a convocar elecciones en noviembre, se une la de las propias comunidades autónomas: tras las elecciones regionales aún no se han constituido los gobiernos correspondientes en la plana mayor de las doce regiones que tuvieron comicios a finales de mayo. Y el problema es que para aprobar la senda de déficit, primero es necesario convocar un Consejo de Política Fiscal y Financiera que apruebe, en nombre de los consejeros autonómicos de Hacienda, las metas para las propias comunidades.

Debido a ello, puede ocurrir que el Gobierno acabe prorrogando de nuevo las cuentas de 2018...en los primeros compases de 2020, hasta que entrasen en vigor las cuentas que aprobaría en la última parte del año. De haber elecciones anticipadas, este sería el escenario seguro, ya que no habría tiempo para más y un Gobierno en funciones no puede aprobar unos Presupuestos por su cuenta. La prórroga de dos años consecutivos nunca había ocurrido: de hecho, la anterior vez que se prorrogaron unas cuentas un ejercicio completo fue en 1996, habiendo votado en contra del proyecto de Presupuestos un año antes, entre otros, el propio Montoro como portavoz de Economía del PP en la oposición.

El peligro de derogar las reformas

El exministro de Hacienda también señaló durante su comparecencia que el mayor peligro para la economía española es derogar las reformas que le han permitido crecer. «Las grandes reformas no deben retrocederse, la clave política de los proximos meses es si habrá retroceso en las grandes reformas que nos permiten crecer», alertó. Asimismo, criticó que «no tiene sentido subir impuestos cuando la recaudación está en máximos para gastar más». «Hay dinero, lo que hay que hacer es dedicarlo a las prioridades», defendió.

Posteriormente, saludó a la futura presidenta del BCE, Christine Lagarde, como «una buena opción» para dirigir la política monetaria en el Viejo Continente.