Paco Paez empezó como pizzero hace 27 años en Domino's Pizza
Paco Paez empezó como pizzero hace 27 años en Domino's Pizza - GUILLERMO NAVARRO
ANIVERSARIO DE LA CADENA

«Queremos que Domino's Pizza se convierta en el número uno en España en 10 años»

Francisco Páez, director general de la compañía de pizzas de reparto, explica a ABC cómo han gestionado el negocio para pasar de 90 tiendas en 2009 a 300 en la actualidad

Actualizado:

Domino's Pizza cumple diez años en España con el objetivo de adelantar a Telepizza y de convertirse en el líder del segmento en la próxima década. La multinacional de origen estadounidense tiene una red de 300 locales con una inversión de hasta 400.000 euros por cada apertura y ha creado 8.500 puestos de trabajo desde que aterrizó en nuestro país en 2009. La enseña -que opera bajo el paraguas del grupo de restauración Zena Alsea- cuenta ya con una cuota de mercado del 21% -frente al 49% de su principal competidor- y crece a un ritmo del 1'5-2% cada año.

Un día antes de abrir su tienda número 300 en la calle Alberto Aguilera de Madrid y de la celebración de su décimo aniversario en nuestro país, el director general de Domino´s Pizza en España, Francisco Páez, repasa los hitos de la compañía y los retos de futuro en un mercado cada vez más competitivo por la irrupción de nuevos operadores internacionales y el auge de los agregadores que reparten comida a domicilio. «Llevamos diez años creciendo a doble digito y en los últimos cuatro por encima del 15% tanto en ventas como en pedidos. Realmente, la evolución de la marca está siendo muy buena», explica, aunque sin desgranar cifras concretas de facturación. Páez espera cerrar el ejercicio en curso con un crecimiento a mismo nivel que en años anteriores con el objetivo de convertirse en líderes dentro de nuestro país. «Como dice un famoso entrenador de fútbol, vamos partido a partido, queremos seguir trabajando con la misma dinámica para convertirnos en número uno en los próximos diez años en España», sentencia.

«Llevamos diez años creciendo a doble digito y en los últimos cuatro por encima del 15% tanto en ventas como en pedidos».

Por otro lado, Páez asegura que la inestabilidad en el país por la ausencia de pactos para formar Gobierno no ha afectado, de momento, al consumo. «Nosotros, a día de hoy, no estamos viendo incertidumbre política, pero podría acabar afectando al consumo en general, pero no lo estamos notando», señala. Y no solo eso, Páez destaca que el sector se encuentra en un momento dulce por varias razones. «La explosión del reparto de comida a domicilio se produjo hace ya un año coincidiendo con el pasado verano y la celebración del Mundial de fútbol de Rusia, que marcó un antes y un después. Así, crece el sector del 'delivery 'en su conjunto y el de la pizza en concreto».

«Agitar el mercado»

Sobre la clave del éxito de sus restaurantes, Páez puntualiza que se explica en parte por los «atributos de calidad con un producto superior y con un servicio impecable», pero también hace referencia a su apuesta por «agitar el mercado español» mediante el lanzamiento de promociones «especiales y pioneras que no existían». «No es una guerra de precios, es ofrecer algo más que una pizza a nuestros clientes».

En esta carrera para aumentar cuota de mercado año tras año también entra el lanzamiento de nuevos productos. «Nos hemos caracterizado por ser especialistas en innovación de productos». En este sentido, Páez cita las pizzas con bordes rellenos de queso, la que lleva aceitunas dentro o su último lanzamiento: una pizza con un borde de cinco quesos. Sobre los gustos del consumidor español, el responsable del proyecto de Domino's Pizza en España desvela que la pizza barbacoa es la más vendida. «En España vendemos pizzas con varios ingredientes, a nuestros clientes les gusta la mezcla a diferencia de otros países, donde las pizzas más vendidas son mucho más sencillas. Por ejemplo, en EE.UU, la estrella es la margarita»».

«En España vendemos pizzas con varios ingredientes, a nuestros clientes les gusta la mezcla a diferencia de otros países, donde las pizzas más vendidas son mucho más sencillas»

Otro de los hitos de los que Páez dice sentirse más orgulloso es de «ser una marca socialmente responsable». «Colaboramos en cientos de proyectos con las asociaciones más conocidas del país, pero también ayudamos con acciones sociales en barrios y patrocinamos pequeños equipos de deporte infantiles que necesitan marcas para que les compren la equipación o balones de fútbol». También presume de preocupación por el medio ambiente. «Trabajamos con motos y bicis eléctricas, hornos de alto rendimiento y bajo consumo energético, que además hacen que nuestros colaboradores trabajen más a gusto porque no generan calor. Por otro lado, nuestro papel de tiras publicitarias viene de bosques sostenibles».

Pero, Domino's Pizza también tiene frentes abiertos, como los recientes paros convocados en la provincia de Vizcaya. «Quieren que apliquemos el convenio regional, pero nos regimos por el nacional que es el del sector del 'delivery' y no podemos aplicar un convenio diferente», señala Paéz, quien recalca que la huelga solo ha sido secundada por «un número reducido de repartidores». Domino's Pizza también tuvo que subir los salarios de sus repartidores el pasado enero por la entrada en vigor del nuevo salario mínimo. «Nos regimos por el convenio sectorial de 'delivery' y hemos adaptado el nuevo SMI, aunque el sueldo final depende también de si los repartos se hacen en vehículo propio o no».