Miguel Muñiz

En la próxima década se crearán entre 200.000 y 250.000 empleos para jóvenes menores de 35 años

Este crecimiento incidirá principalmente en los sectores Industria y Servicios

ABC
MadridActualizado:

En la próxima década, el empleo dirigido a jóvenes menores de 35 años crecerá entre el 2,3% y el 3,5%, llegando a crearse entre 200.000 y 250.000 empleo de alta cualificación. Así lo indica el último estudio presentado por ManpowerGroup junto con la Fundación I+E, acerca del Futuro del Empleo en España hasta 2028, que analiza en detalle, aprovechando con que este lunes se celebra el Día Internacional de la Juventud, las necesidades de empleo de alta cualificación para los jóvenes menores de 35 años.

Este crecimiento incidirá principalmente en los sectores Industria y Servicios. Y es que el estudio prevé que, en la próxima década, el sector Industria experimente un fuerte crecimiento, principalmente en las ramas de energía y agua (1,4% anual) y la de manufacturas (2,2%); mientras que en el ámbito de los servicios privados se mantiene el peso de los transportes y comunicaciones y el de servicios a empresas, que se traduce en un relevante crecimiento de las subramas de consultoría o gestión empresarial (3,5% anual) y otras actividades profesionales, científicas y técnicas (3,8% anual).

En cuanto a las ocupaciones, aquellas que más contribuyen a los 200.000 nuevos empleos son programadores informáticos (23.000 nuevos empleos), arquitectos técnicos, topógrafos y diseñadores (más de nuevos empleos 20.000), ingenieríaas (16.000 nuevos empleos) excepto ingenieros agrónomos, de montes, eléctricos, electrónicos y TIC: analistas y diseñadores de software y multimedia (más de 16.000 nuevos empleos) y especialistas en finanzas.

Pero, a pesar de las elevadas previsiones de crecimiento de empleo, se estima que de los entre 200.000 y 250.000 empleos de alta cualificación que se crearán para jóvenes menores de 35 años, entre un 42% y un 49% de estas posiciones queden sin cubrir (de 85.000 a 105.000 vacantes). Un hecho que es resultado del desajuste demográfico y la dinámica opuesta de la oferta de empleo juvenil con la formación adecuada.

Según el informa, en el horizonte 2028, y considerando las positivas expectativas de inmigración del INE, la caída de los jóvenes de 25 a 34 años se modera. Sin embargo, advierte que la nueva oferta de candidatos con la formación adecuada será insuficiente para atender la creación de empleos de alta cualificación que deberían ser ocupados por jóvenes. Esta transformación tiene particular importancia dado el cambio tecnológico en curso y, por ello, en su impacto en la capacidad de la oferta de trabajo joven de atender los requerimientos de cualificación tecnológica que las empresas demandarán la próxima década.

El estudio trabaja en función de tres hipótesis de crecimiento del empleo. En la hipótesis base de crecimiento medio del empleo, entre 2018 y 2028 y para el conjunto de la economía española, se espera un aumento de las ocupaciones de alta cualificación superior a los 500.000 empleos (un 2,3% anual), mientras que, en la hipótesis máxima considerada, su avance superaría los 650.000.

Este crecimiento de la demanda por parte de las empresas será mayor para el colectivo joven de 16 a 34 años: en la hipótesis base, las empresas necesitarán aumentar su empleo para jóvenes a un ritmo anual del 3,5%, frente al 1,9% de los de 35 a 66 años. En la hipótesis de máximo crecimiento del empleo (avance del 2,9% para el total de alta cualificación) ello se traduce en un 4,1% para los jóvenes y 2,5% para los de 35 a 66 años.

Con ello, atribuye a jóvenes de 16 a 34 años más de 200.000 empleos de los 512.000 que se estima que se crearán. Así, mientras que en 2018 los jóvenes suponen un 24,2% del empleo de alta cualificación, en 2028 aportarían cerca del 40%.

Así, se generarían déficits en todos los grandes grupos de ocupaciones. En la hipótesis de actividad según modelo y empleo medio, el más importante se da en técnicos en operaciones de tecnologías de la información (del 18,1%) y en profesionales de las ciencias físicas, químicas, matemáticas y de las ingenierías (17,8%). También, pero en menor medida, en directores y gerentes de empresas (un 9,2%).

Esos déficits se acumulan, en particular y siguiendo en la hipótesis de actividad según modelo y empleo medio, en el grupo de edad entre de 30 a 34 años (un 48,5% del total) y de 25 a 29 (36,2%, mientras que los más jóvenes generan una necesidad de nuevos efectivos que equivale al 15,3% del total.