La fuerza laboral de la mujerFuente: Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social (informe de mayo). Gráfico: Belén García-Pozuelo

La provincia española donde hay más mujeres cotizando que hombres

Las mujeres trabajadoras sobrepasaron en mayo los nueve millones, sin embargo, solo en Huelva superaron al número de hombres afiliados a la Seguridad Social

MadridActualizado:

Las mujeres cotizantes en España son más que nunca: nueve millones. Según las estadísticas del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, mayo es el mes en el que se han registrado más afiliadas, un dato que no ha dejado de aumentar desde enero de 2019. Al igual que el de los hombres. La última estadística de mayo refleja que, a nivel nacional, hay 296.610 varones más trabajando que en enero, en el caso de las mujeres son 326.197 más. Sin embargo, a pesar de que durante los primeros cinco meses del año las mujeres se han dado de alta en la Seguridad Social de manera más frecuente, todavía hay 1,3 millones más de cotizantes varones que de mujeres.

Las cotizaciones la hacen única en España

A pesar del predominio masculino, hay una provincia donde el número de afiliadas a la Seguridad Social supera al de afiliados: se trata de Huelva. En esta parte de la geografía hay 393 trabajadoras más que trabajadores. Para el investigador de Fedea y profesor de Análisis Económico en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, José Ignacio García, el despunte se debe a la agricultura intensiva que se practica en esta provincia andaluza y en otras, como Almería o la Región de Murcia. «Son provincias donde están apostando claramente por este tipo de empleo, el de una agricultura del sector secundario, muy intensiva e industrializada donde las trabajadoras también manufacturan el producto», apunta el experto.

En esta zona portuaria el 40% de los afiliados están acogidos al sistema agrario (16% hombres y 24% mujeres). «En Huelva ahora mismo hay sobre 20.000 mujeres más que hombres en el régimen general agrario (60.419 frente a 41.465), lo que sirve para compensar lo que sucede en el régimen general o en entre los autónomos», apunta Ignacio García. Según los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, de todos los hombres afiliados en Huelva (126.543), un 33% se dedican al campo, una cifra que se incrementa hasta el 48% en el caso de las mujeres. «No me extrañaría que terminara pasando también en Murcia o Almería, donde también hay mucha agricultura intensiva», concluye el investigador de Fedea.

Un grupo de temporeras marroquíes en una finca de fresas de Almonte (Huelva). Durante estas campañas agrícolas estas trabajadoras tienen un papel importante
Un grupo de temporeras marroquíes en una finca de fresas de Almonte (Huelva). Durante estas campañas agrícolas estas trabajadoras tienen un papel importante - Alberto Díaz

El «castigo» de la recesión

Aunque tradicionalmente el número de hombres afiliados a la Seguridad Social ha superado al de mujeres, durante la crisis no fue así. Como destaca Ignacio García, de Fedea, el crecimiento de la afiliación femenina no se puede atribuir a las políticas de los diferentes gobiernos sino a que «gran parte del empleo que se está generando pertenece al sector servicios, en el que la mujer tiene una ventaja relativa frente al hombre». En concreto, menciona actividades como la hostelería o los servicios personales «donde ellas tienen mayores posibilidades de ser contratadas».

Ignacio García considera que esta «ventaja relativa» se debe a que «hay más parados hombres de larga duración» porque durante la crisis «el empleo que más sufrió fue el masculino». En concreto, este experto ha hablado de una doble recesión en España durante la última década: una primera entre los años 2008 y 2009, a la que se le sumaría otra contracción del crecimiento entre 2011 y 2013. El investigador de Fedea ha añadido que «durante la primera recesión se destruyó especialmente empleo masculino procedente de la construcción», con el consiguiente incremento de la tasa de paro masculina superando la femenina. Algo que no se volvería a repetir, ya que a partir de 2011 el paro afectó a ambos sexos por igual. En esta línea, al haber más desempleados hombres de larga duración les resultaba más difícil salir del paro.

«Brecha de género» en la afiliación

De toda España, Ciudad Real es la provincia que registra mayor diferencia entre la cantidad de afiliados y afiliadas (un 59% frente al 40%). Por detrás está Cuenca, Toledo y Albacete. En estos tres puntos del interior de la península las cotizantes tampoco llegan a ser el 42% de la fuerza laboral, mientras que los hombres superan el 58%. De esta manera, Castilla-La Mancha es la autonomía que registra una mayor desigualdad a la hora de aportar recursos económicos al Sistema de Seguridad Social. En Guadalajara hay mayor equidad que en el resto de provincias castellano-manchegas, pues las empleadas suponen el 44% del total y los empleados el 55%.

Murcia es la quinta provincia del país con mayor diferencia porcentual entre las mujeres y los hombres afiliados (por detrás de Ciudad Real, Cuenca, Toledo y Albacete). Según los datos de mayo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el 42% de las cotizaciones provienen de mujeres y el 57% de hombres. Por detrás se encuentra Huesca . Con una diferencia del 13,67%, esta zona aragonesa es el sexto punto de España con mayor disparidad entre el número de mujeres y varones inscritos en la Seguridad Social.

Mujeres trabajando en la sección de encurtidos de un supermercado
Mujeres trabajando en la sección de encurtidos de un supermercado - Abel Martínez Miranda

Entre las diez primeras también está Teruel, con una diferencia del 13,34%; Lleida (13,32%); Almería (12,72%) y Soria (12,56%). A pesar de que Castilla y León es la comunidad con más provincias de España, la brecha que hay entre sus nueve circunscripciones en cuanto al género de la afiliación la sitúan como la sexta comunidad con mayor desigualdad numérica entre los hombres y mujeres. Por delante está la Comunidad Foral de Navarra, en quinta posición; Aragón en el cuarto puesto y la Comunidad Valenciana, Extremadura y Castilla-La Mancha como terceros, segundos y primeros, respectivamente.

Por otra parte, el mercado laboral está mas equiparado entre hombres y mujeres en Galicia, Asturias, Madrid, Cantabria, País Vasco y Cataluña. La diferencia porcentual entre afiliados y afiliadas está entre el 3 y el 5%, siendo Galicia la que registra el menor dato y Cataluña el mayor. La Comunidad de Madrid y Cataluña son las autonomías que más cotizantes proporcionan al Sistema de la Seguridad Social, con un total de 3,1 millones de mujeres y 3,5 millones de hombres entre ambas, la diferencia es del 5,07%, en favor de los varones.

A nivel provincial, en A Coruña es donde hay menor diferencia entre los trabajadores y las trabajadoras dadas de alta en la Seguridad Social. El informe de mayo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social revela que en esta parte del norte de España hay un 49% de mujeres y un 51% de hombres empleados. Mayor es la desigualdad en Lugo, donde la diferencia es del 2,96%, León (3,04%) o en Asturias (3,26).