Francisco Briones, a su llegada a la Audiencia
Francisco Briones, a su llegada a la Audiencia - JAIME GARCÍA

La prostitución y el tráfico de drogas salpican al expresidente de Fórum Filatélico en la cuarta sesión del juicio

Briones ha negado el presunto entramado delictivo de operaciones inmobiliarias realizadas con el dinero de los ahorradores

MadridActualizado:

El juicio por el caso Fórum Filatélico ha llegado este jueves a su cuarta sesión, en la que ha continuado declarando el expresidente de la entidad Francisco Briones, para el que la fiscalía pide 27 años de prisión por la presunta estafa de 3.702 millones de euros a 270.000 personas.

La sesión de hoy se ha centrado en las operaciones inmobiliarias que los responsables de la entidad habrían realizado con el dinero de los ahorradores. Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, las mismas consistían en la compra de inmuebles por parte de la sociedad Grupo Unido de Proyectos y Operaciones, S.A. -filial de Fórum Filatélico sin otra actividad que la de canalizar esas inversiones- para venderlos poco tiempo después, «con una importante revalorización», a sociedades del empresario Carlos LLorca Rodríguez –acusado en la causa y en paradero desconocido desde 2005-, quien a veces también se ocultaba detrás de las propias entidades vendedoras.

La fiscalía sostiene que el empresario pagaba las adquisiciones con fondos de los inversores previamente desviados a cuentas que tenía en el extranjero. A cambio, Fórum Filatélico obtenía importantes plusvalías por las que no tributaba ya que las compensaba con las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores. Todas esas operaciones eran dirigidas por Llorca Rodríguez, si bien las instrumentalizaba y controlaba el propio Francisco Briones a través de Grupo Unido.

Durante su declaración, el expresidente de la entidad ha insistido en que todas las operaciones de compraventa eran legales, pues «además de llevarse a cabo ante notario» eran supervisadas por la asesoría jurídica interna de la entidad y por otra externa, de su «absoluta confianza», ha recalcado.

Testaferros «sin techo»

El fiscal Juan Pavía ha indagado en las operaciones inmobiliarias realizadas a través de sociedades pantalla del empresario Carlos Llorca mediante la colaboración del despacho de abogados de otro de los acusados, Domingo Cuadra. En total, el representante del Ministerio Público se ha referido a seis operaciones celebradas entre 2002 y 2004.

Una de ellas es la compra por parte de Grupo Unido de una finca situada en Marbella por un importe de 3.245.465 euros. Nueve meses después, en noviembre de 2002, la misma fue vendida a la sociedad Marbesquare, S.L. por 11.000.000 euros, que fue constituida dos meses antes de la operación. Detrás de esta empresa estaba la sociedad británica Hg Business Ldt, cuyo socio único era el propio Llorca Rodríguez

Para ocultar al empresario, el Ministerio Público sostiene que las participaciones de Marbesquuare se trasmitieron a dos ciudadanos austriacos, que se interpusieron para preservar su identidad. Sobre una de estas personas constan antecedentes penales relacionados con la prostitución y el tráfico de drogas. Además, en 2002 fue declarada persona sin techo al residir en una estación del metro de Viena.

Según la fiscalía, a estos dos ciudadanos también se les transmitieron las participaciones de la sociedad Marbepruple, S.L., detrás de la que estaba Carlos Llorca Rodríguez, a la que previamente Grupo Unido había vendido dos fincas por 9.000.000 euros. Esos mismos inmuebles habían sido adquiridos un año antes por Grupo Unido a la sociedad Lusopert, S.L., también del empresario, y ello a cambio de 1.500.000 euros.

Sobre estos extremos Francisco Briones ha declarado que no conocía las escrituras de constitución de los inmuebles, en las que figuran sus titulares, ya que él se limitaba a firmar los respectivos contratos de compraventa, previamente analizados por los servicios jurídicos de la entidad. Además, ha señalado que el propósito de Fórum Filatélico era comprar y vender inmuebles «para obtener beneficio». «La inversión era para conseguir la correspondiente plusvalía, como ocurría con todas las operaciones inmobiliarias», ha señalado.

«¿Qué ganaba Llorca Rodríguez?», le ha preguntado el representante del Ministerio Público, a lo que Briones ha respondido que «las comisiones que le pagaba el comprador y el vendedor». También ha incidido en que esas plusvalías se añadían al balance de la sociedad como resultados extraordinarios y que se tributaban a la Hacienda Pública. «La contabilidad estaba exquisitamente diseñada», ha asegurado el expresidente de Fórum Filatélico, que ha añadido que los clientes «solo tenían beneficio de sus sellos mientras que la empresa lo obtenía de sus inversiones en capital inmobiliario, bolsa, mercados institucionales, etc.». Esos beneficios eran los que utilizaba posteriormente para reinvertir en nuevas operaciones, ha señalado.

Colaboración con el jefe de la cocaína

El Ministerio Público también señala que Llorca Rodríguez y Briones ayudaron a un prófugo, el italiano Luigi Protani considerado el jefe de una banda dedicada al tráfico de cocaína, a liquidar el patrimonio inmobiliario que tenía en España antes de que fuera extraditado por la Audiencia Nacional a Italia, el 8 de enero de 2003. Estas operaciones se llevaron a cabo mediante la compraventa de diferentes inmuebles a través de las sociedades interpuestas de Llorca Rodríguez, del propio Protani y de Grupo Unido.

Para obtener la edificabilidad de varios de estos inmuebles se firmaron dos convenios en 2004 con el ayuntamiento de Marbella. Precisamente, Llorca Rodríguez fue acusado de pagar cuatro millones de euros a Juan Antonio Roca dentro de la trama de corrupción urbanística conocida como caso Malaya.

Preguntado por el fiscal Pavía sobre su relación con Luigi Protani, el expresidente de Fórum Filatélico ha insistido en que no lo conoce personalmente. «Quien se presenta en la compraventa es su apoderado», ha manifestado antes de concluir que «no sabía que estaba huido».