Los productores, la industria y la Interprofesional Láctea ultiman un contrato que garantice precios y producción

MADRID. Javier Nates
Actualizado:

La Interprofesional Láctea (INLAC), constituida el pasado año, está trabajando con productores e industria láctea en la elaboración de un contrato único que ofrezca una mayor estabilidad al sector, tanto a los ganaderos, ya que se les mantendrá un precio invariable a la hora de vender la leche, como a la industria, a quien se garantizará el suministro.

La puesta a punto de este documento está a punto de ser ratificada por todas las partes, según ha podido saber ABC, y se espera que pueda entrar en vigor lo antes posible.

Los contratos tendrán, casi con toda probabilidad, un año de duración, dividido en dos semestres (de abril a septiembre y de octubre a marzo). El diferenciar el contrato en dos periodos obedece al hecho de que la industria siempre paga más por la leche en invierno, con el fin de garantizarse las entregas. Asimismo, según manifestó el presidente de la INLAC, Tomás Díaz, los contratos, una vez firmados, serán de obligado cumplimiento por ambas partes hasta su finalización, y estarán depositados en la INLAC, que será la encargada de vigilar su cumplimiento.

Para Díaz este acuerdo busca dar estabilidad al sector y evitar continuos vaivenes de precios que no son beneficiosos para nadie.

Asimismo, según Díaz, este documento está pensando tanto para los grandes como los pequeños productores lácteos.

La forma del contrato y las condiciones básicas constituyen el último obstáculo para finalizar el acuerdo entre todas las partes. Las principales condiciones que reflejará el documento se refieren a la calidad de la leche, al precio al que se va a vender, la forma de pago, el compromiso de no venderla a otra empresa, la obligación de recogerla, o que la leche esté fría en el momento del traslado, entre otras.

RECIBO ÚNICO

Otro de los aspectos aún pendientes de rematar y en los que se está trabajando, hace referencia a la creación de un recibo unificado común para todos los productores e industrias, con el fin de que todos los conceptos sean iguales, como por ejemplo los que se refieren a la calidad o el porcentaje de grasa en la leche.

Según aseguraron los responsables de la iniciativa, los ganaderos prefieren un precio garantizado, aunque pueda ser más bajo porque, de este modo, se aseguran vender la producción de todo un año.