Refinería de la petrolera estatal PDVSA
Refinería de la petrolera estatal PDVSA - ABC

La producción de crudo en Venezuela se hunde hasta los 732.000 barriles diarios

El dato de marzo es un 28% inferior al de febrero y un 50% menor que la media de 2018

MadridActualizado:

Venezuela sigue sufriendo graves problemas para mantener su industria petrolera, la fuente de ingresos más importante para el país. El mes pasado, su producción de crudo cayó hasta los 732.000 barriles diarios, un 28% menos que en febrero. La cifra contrasta con los 1,354 millones de barriles de media de 2018 y los 1,911 millones de 2017.

Venezuela mantuvo hace unos años una producción por encima de los 3 millones de barriles, siendo uno de los países más destacados de la OPEP. Actualmente, de los 14 estados que forman este cártel, su producción solo está por delante de Ecuador, Congo, Gabón y Guinea Ecuatorial.

Precisamente, este recorte de la producción de Venezuela, así como los de Arabia Saudí e Irak han reducido en solo un mes la oferta de crudo de la OPEP en más de medio millón de barriles diarios, casi 0,5% de la demanda mundial, según el último informe de esa organización.

Esta anómala situación es la que explica el incremento de los precios del petróleo que, en el caso del tipo Brent, roza los 72 dólares el barril, su nivel más alto en cinco meses.

Arabia Saudí, el mayor productor del cártel y primer exportador de crudo del mundo, cortó en marzo sus grifos y retiró del mercado 324.000 barriles. Su producción quedó en 9,79 millones de barriles, 520.000 por debajo de la cuota nacional establecida.

También Irak e Irán redujeron sus extracciones, 126.000 barriles y 28.000 barriles, respectivamente, mientras que aumentaron las de Libia (en 196.000), Congo (23.000) y Nigeria (11.000).

En total, la reducción registrada el pasado mes ha llevado a la OPEP a bombear 443.000 barriles diarios por debajo de la cuota total vigente (25,93 millones, sin Venezuela, Irán y Libia).

Los expertos de la OPEP reconocen que estos recortes, junto con la incertidumbre creada sobre los suministros futuros de diversas regiones, han contribuido a encarecer el llamado «oro negro».

No obstante, la OPEP considera que la ausencia de barriles de sus países miembros será compensada con creces por la producción rival, que aumentaría este año en 2,18 millones, hasta totalizar 64,54 millones, sobre todo gracias a Estados Unidos, donde se prevé un aumento del 11,22%, hasta 18,53 millones.

También Brasil, Reino Unido, Australia y Ghana abrirán las espitas, mientras que México, Kazajistán, Noruega, Indonesia y Vietnam registrarán declives en sus yacimientos, informa Efe.