Turbinas en Feldheim
Turbinas en Feldheim - REUTERS

El primer pueblo alemán energéticamente autónomo

Cada familia tuvo que invertir 3.000 euros y hoy pagan un 30% menos de luz y un 10% menos de calefacción

BERLÍNActualizado:

El 2015 que se acaba de cerrar ha sido el año de Feldheim. Tras muchos esfuerzos, este pueblo alemán situado a 60 kilómetros de Berlín ha logrado convertirse en el primero de Alemania en ser completamente autosuficiente energéticamente. Es también un logro para la canciller Angela Merkel y su anunciado apagón nuclear para 2020 que ya ha comenzado con el cierre de la histórica mina de carbón Auguste Victoria, de Marl.

En Feldheim, cada familia tuvo que invertir 3.000 euros para poder tener una red eléctrica autónoma. A día de hoy, los vecinos pagan un 30% menos en sus facturas de electricidad, y un 10% menos en calefacción.

No es el primero del mundo ni de Europa. En Estados Unidos está el poblado de Crow Lake en Dakota del Sur -a 22,5 kilómetros del lago White- y sus 162 megavatios, también la Beebe Community en Michigan que produce 81,6 MW y el Golden Spread Panhandle de Texas que produce 78,2 MW. En Europa, el pueblo autosuficiente más importante se encuentra en los Países Bajos: Zuidlob, ubicado en Zeewolde, provincia de Flevolanda, que produce 122,4 MW y fue concebido en 1988 gracias a una colaboración entre Vattenfall y Zuidlob.

Feldheim produce 81 MW para los 130 habitantes que se encuentran viviendo una revolución tecnológica al producir cuatro veces más energía de la que consumen.La red local de suministro, así como el 100% de la electricidad y la calefacción de Feldheim se genera desde sus turbinas eólicas, paneles solares y una planta de biogás. El desembolso de los vecinos fue en su mayor parte para instalar una red de suministro eléctrico propio, ya que E.ON no quiso ni vender ni alquilar la que ya había en el pueblo.

Los primeros molinos de viento se instalaron en 1995 y en 2008 construyeron una planta de biogás con una potencia eléctrica de 500 kilovatios. El sistema se completa con una granja solar de 45 hectáreas y 9.844 módulos fotovoltaicos, así como una batería (gigante) de litio: LG Chem 10 MW, inaugurada en septiembre y financiada por el «land» de Brandeburgo y el fondo europeo de desarrollo regional.

La planta de biogás, clave

La planta de biogás es clave en el ecosistema energético del poblado: aquí se convierten 2.000 metros cúbicos de purines y excrementos de vacas, cerdos y ovejas, 1.500 metros cúbicos de explotaciones vacunas, 6.150 toneladas de maíz y 650 toneladas de grano vegetal. Todo lo anterior produce cuatro gigavatios por hora de electricidad al año y 12.000 metros cúbicos de digestato, que se devuelve a los campos como fertilizante. El calor que se genera en el proceso de generación de electricidad lo inyectan en un «district heating», el cual suministra calefacción y agua caliente a las casas y empresas locales. La inversión fue de 1,7 millones de euros.