Las previsiones para España de «The Economist», la OCDE y el FMI fueron las que menos afinaron en 2015

La Diana Esade muestra que la economía española creció más el año pasado de lo que pronosticaron todos los servicios de estudios

MADRIDActualizado:

Ningún servicio de estudios supo anticipar el crecimiento de la economia española el año pasado. Así lo recoge la Diana ESADE que año a año mide cuánto se desviaron las previsiones de los principales organismos económicos al cotejarlo con la realidad. En 2015, BBVA (que calculaba un crecimiento para la economía española del 2,3%) fue la entidad que más cerca estuvo de prever el repunte del PIB español en 2015, del 3,2%.

Le siguieron el servicio de estudios de la Universidad Rey Juan Carlos (CEEM) y el de la Universidad Autónoma de Madrid (Centro de Predicción Económica, Ceprede), con un 2,2% ambas. Por lo contrario, las previsiones que mas erraron fueron las del semanario británico «The Economist» (1,8%), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), estas dos últimas con un 1,6%.

La Diana ESADE toma de referencia las estimaciones del otoño de 2014 para el crecimiento de 2015, ya que es en este momento cuando la mayor parte de casas de análisis suelen publicar sus estimaciones. "La sucesión de factores externos imprevistos como la bajada del precio del petróleo o del tipo de cambio del euro explican en parte la elevada desviacion del crecimiento real en 2015", considera el director de ESADE Madrid, Enrique Verdeguer.

Entre el optimismo y el pesimismo

Al analizar la distancia entre las previsiones y el crecimiento real de España se observa que si la tendencia en el pasado era de sobrestimar el comportamiento de la economía nacional, ahora ocurre lo contrario. Desde hace dos años el PIB se expande por encima de lo esperado y hasta 2013, los organismos estimaban un crecimiento mayor al que acababa produciéndose durante la crisis.

Normalmente las previsiones no han sabido pronosticar los cambios de ciclo, por lo que las mayores desviaciones entre el crecimiento real y el proyectado se dieron en 2009 (cuando España entró en recesión y se contrajo un -3,7% frente al 0,5% estimado) y en 2012 (año en el que volvió a bajar el peso de la economía un 1,4% y los pronósticos arrojaban un repunte del 1,1%).

CEOE y Funcas, las que más aciertan el paro

Ceprede, el CEEM y BBVA son los organismos que más afinaron sus previsiones en los últimos tres años, con una desviación media frente a la realidad de entorno a medio punto del PIB. FMI, The Economist y el Banco de España fueron los que más erraron con algo más de un punto. Curiosamente, los organismos internacionales son los que más aciertan pero con la economía de la Eurozona.

En cuanto al nivel en el que ha cerrado la tasa de paro según la EPA en 2015 (un 20,9%), CEOE (que pronosticó un 22,4%) y la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas, un 22,5%) fueron los que más cerca estuvieron de acertar. La Comisión Europea (24%), el FMI (23,8%) y el Banco de España (23,8%), fueron los que más se desviaron.