Rodrigo Rato, en la salida a bolsa de Bankia, en 2011
Rodrigo Rato, en la salida a bolsa de Bankia, en 2011 - ERNESTO AGUDO

El presidente de Lazard reconoce las dudas sobre la salida a Bolsa de Bankia

Jaime Castellanos ha insistido en la Audiencia Nacional, en calidad de testigo, que la función de su firma se limitó al asesoramiento

EFE
MadridActualizado:

El presidente de Lazard, Jaime Castellanos, ha admitido este martes ante la Audiencia Nacional que hubo «momentos de ciertas dudas e incertidumbre» en la salida a bolsa de Bankia, operación de la que fueron asesores, si bien ha matizado que es una circunstancia común en todos los procesos que dependen de la situación de los mercados.

Castellanos, que ha declarado en calidad de testigo en el juicio por el debut bursátil de Bankia, ha explicado que a pesar de las «turbulencias» que sufrían los sectores financiero y bursátil en 2011, Lazard vio «una oportunidad, una ventana» para que la entidad empezara a cotizar, aunque la decisión última correspondía a los administradores, entonces liderados por Rodrigo Rato.

Al respecto, ha insistido en que la función de Lazard se limitó al asesoramiento. «Nuestro papel fue estudiar la composición del sindicato, quiénes eran las entidades que mejor podían desarrollar el trabajo para la entidad, controlar los costes, y luego acompañar a nuestro cliente (Bankia) y a los bancos colocadores, que son los que lideran el proceso», ha relatado a preguntas de la acusación popular que ejerce la Confederación General del Trabajo (CGT).

Sin embargo, Castellanos ha rechazado que sus técnicos entraran a valorar aspectos jurídicos tales como la estructura de doble banco escogida por el grupo BFA-Bankia para saltar al parqué, o analizaran tanto el volumen de provisiones de los que disponía el banco como la posible contingencia del precio de salida de la acción.

También ha dicho que, fruto de la «convivencia extrema» del equipo de asesores de Lazard en Bankia, emitieron una opinión sobre Banco de Valencia, principal participada de Bancaja —una de las siete cajas que conformaron la entidad—, pero que nunca realizaron un trabajo específico sobre el nivel de recursos propios de los que disponía.

En su turno de palabra, la acusación popular de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC) ha preguntado a Castellanos por el asesoramiento que llevaron a cabo en el primer semestre del 2000 para Caja Madrid, una década antes de la integración, en el que ya se planteaban posibles fusiones con entidades como Bancaja. «Estudiamos múltiples, muchas, pero en mi opinión Bancaja venía muy impuesta», ha expresado con cautela el presidente de Lazard, que hoy ha inaugurado una nueva sesión de testificales en el juicio.

La Fiscalía Anticorrupción solicita penas de hasta cinco años de cárcel para los antiguos administradores de Bankia, Rodrigo Rato, José Luis Olivas, José Manuel Fernández Norniella y Francisco Verdú por posible estafa a inversores. Delito al que se suma el de falsedad contable, como incorporan en sus escritos las acusaciones particulares y populares, que piden hasta doce años de prisión para una treintena de exdirectivos de la entidad y el socio auditor.