Los premios de la deshonra en Davos
Labores de limpieza antes de una de las sesiones en Davos - AFP

Los premios de la deshonra en Davos

El galardón Ojo Público distingue a una minera surafricana y una productora de biocarburantes finlandesa como las empresas con peor comportamiento social y ambiental

RAMIRO VILLAPADIERNA
DAVOS Actualizado:

El peor comportamiento social y ambiental global tiene su ranking y su premio también en el ámbito del Foro Económico Mundial. El galardón Public Eye (ojo público) ha concedido sus distinciones 2011 a la minera surafricana AngloGold/Ashanti y la productora de biocarburantes finlandesa Neste Oil, por la contumacia y desconsideración mostradas a lo largo del pasado año.

Para más deshonra, los premios se entregan en la misma semana en que los ejecutivos de las compañías más destacadas del mundo se citan anualmente en esta exclusiva estación alpina, y son seleccionados y otorgados por las ONGs Greenpeace y Declaración de Berna de Davos.

Contaminación y acoso a los orangutanes

AngloGold/Ashanti se ha hecho con el premio especial del jurado por su irresponsabilidad en la contaminación de tierras, acuíferos, ríos y fuentes potables en Ghana, a consecuencia de su proceso de extracción de oro. En la entrega pública, el director de la asociación de víctimas ha denunciado que la compañía no sólo no ha hecho nada para evitar los continuos vertidos tóxicos sino que sicarios de la misma habrían retenido y torturado a vecinos afectados por las instalaciones.

Neste Oil, cuyos usos hace peligrar la supervivencia de los orangutanes, han obtenido el premio del público, superando un tercio de los 50.000 votos emitidos. Los finlandeses fabrican para toda Europa un «diésel verde» a base de aceite de palma, cuya cosecha y extracción está deforestando las selvas de Indonesia y Malasia y con ello uno de los pocos refugios que quedan a los citados primates.

Greenpeace y Declaración de Berna quieren que el Consejo de Derechos Humanos la ONU debata próximamente la posibilidad de establecer un método de «nombrar y avergonzar» a compañías que no incurran en vulneraciones de la Ley Humanitaria Internacional. En este sentido han felicitado por su trabajo al representante de la ONU para los derechos humanos y las multinacionales, John Ruggie.