Los precios permanecieron estables en enero

Madrid. Agencias
Actualizado:

El Indice de Precios de Consumo (IPC) no experimentó variación durante el pasado mes de enero. Esta estabilidad en los precios ha permitido reducir la tasa interanual de inflación (la correspondiente a los últimos doce meses) hasta el 3,7 por ciento, según los datos facilitados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, la inflación subyacente, que excluye la variación de los precios energéticos y de los alimentos frescos, creció un 0,5 por ciento y situó en el 3,1 por ciento su tasa interanual.

Según el INE, los protagonistas del IPC de enero fueron el encarecimiento de la carne de ave (6,5 por ciento), de cerdo (4 por ciento), leche (3,1 por ciento), pescado fresco y congelado (1,1 por ciento) y el abaratamiento de la carne de ovino (5,6 por ciento), gasolinas y gasóleo (1,5 por ciento) y energía (1,9 por ciento). 

Este es el primer IPC elaborado tras la implantación, por parte del INE, de la primera fase de cambio del sistema de medición de los precios -la segunda tendrá lugar en el 2002- para adaptar la forma de computar la  inflación al resto de países de la Unión Europea (UE) y de ofrecer un IPC que refleje de forma más real el consumo de las familias españolas.

Los principales cambios del nuevo IPC son el aumento de los grupos que lo componen, que pasan de ocho a doce, y la variación en las ponderaciones y repercusiones de los distintos elementos que integran la cesta de la compra, en la que ganan peso artículos como la telefonía o los ordenadores en detrimento de otros como los alimentos frescos.

En enero, los grupos más inflacionistas fueron los de "Hoteles, cafés y restaurantes" y "Otros" -incluye seguros, cosméticos y joyería-, que incrementaron sus precios en un 1 por ciento, frente a las bajadas del "Transporte" (1,6 por ciento), "Vivienda" (0,5 por ciento) y "Ocio y cultura" -donde ahora se incluye el turismo- (0,4 por ciento).

En enero los "Alimentos y bebidas no alcohólicas" se encarecieron un 0,8 por ciento, la "Medicina" lo hizo en un 0,5 por ciento, el "Menaje" en un 0,3 por ciento, las "Comunicaciones" y la "Enseñanza" en un 0,2 por ciento y las "Bebidas alcohólicas y tabaco" y "Vestido y calzado" en un 0,1 por ciento.

El mes pasado el precio de los alimentos frescos aumentó un 0,7 por ciento, mientras que el de los elaborados lo hizo en un 0,6 por ciento, los bienes de consumo duradero un 0,3 por ciento, y los servicios -excluidos los alquileres- un 0,7 por ciento. Estas subidas fueron compensadas por las bajadas de los precios de los carburantes y combustibles (4,5 por ciento), de los productos energéticos (4,4 por ciento) y de los bienes industriales (0,9 por ciento).

A pasar de estas bajadas, en los últimos doce meses el precio de los carburantes y combustibles se ha encarecido un 9,3 por ciento, el de los productos energéticos un 6,3 por ciento, el de los alimentos no elaborados un 6,8 por ciento y el de los servicios un 4,5 por ciento.

Las comunidades autónomas en las que los precios se incrementaron por encima de la media fueron el País Vasco (0,3 por ciento), Baleares, Cantabria y Extremadura (0,2 por ciento) y Andalucía, Madrid, Murcia y La Rioja (0,1 por ciento), mientras que en Ceuta y Melilla la inflación aumentó el 0,7 por ciento. Los precios no variaron en Asturias, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia, y bajaron en Aragón y Castilla y León un 0,1 por ciento y en Castilla-La Mancha y Navarra un 0,2 por ciento.