El responsable económica del PP, Daniel Lacalle
El responsable económica del PP, Daniel Lacalle - MAYA BALANYÁ

PP: «Las políticas económicas de Sánchez son ZP con esteroides»

Daniel Lacalle, reponsable económico del PP, promete una rebaja de impuestos a empresas y familias para impulsar el crecimiento

MadridActualizado:

El economista Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es uno de los fichajes estrella de Pablo Casado de cara a las elecciones generales del 28-A, partiendo de número 4 en las listas por Madrid. Pero sobre todo es el responsable del proyecto liberal que en lo económico quieren aplicar los populares y cuyo eje central es lo que llaman una revolución fiscal que pasa por una bajada masiva de impuestos. Procendente del mundo de los fondos de inversión, es un nombre habitual en la divulgación del liberalismo económico por su presencia en medios de comunicación y sus libros.

Ha entrado en política en una campaña difícil, ¿le recuerda a la de 2008?

Desde luego. En primer lugar, por el intento de desacreditar a uno de los candidatos, ahora yo y entonces Manuel Pizarro, y en segundo por tratar de negar la evidencia de la gravísima ralentización económica. La desaceleración puede afrontarse con políticas serias como proponemos nosotros, lo que el PSOE vende es la política de la cigarra, con el agravante de que ahora el BCE no puede bajar más los tipos ni inyectar más liquidez. Además ya estamos incumpliendo la senda de estabilidad con el déficit y tenemos una deuda que ronda el 100% del PIB. Si en el año 2011 aumentar los desequilibrios fue irresponsable, ahora lo es mucho más porque afrontamos el cambio de ciclo sin espacio fiscal ni monetario. Las políticas de Sánchez son las de ZP con esteroides.

¿Cuál es su propuesta para cuadrar las cuentas de la Seguridad Social?

Hay dos acciones clave. La primera y fundamental es crear empleo, justo lo contrario que ha hecho el PSOE. La segunda es entender el problema de las pensiones desde un punto de vista global. Las pensiones y la seguridad social contabilizan con el resto del gasto público. El sistema de pensiones español supone alrededor del 11% del PIB y es perfectamente financiable. Pero solo será sostenible si las políticas económicas están hechas para atraer inversión, capital y mayor riqueza. Es la única forma de mantener y hacer crecer el sistema de pensiones.

¿Garantizan su vinculación al IPC?

Las pensiones deben mantener su poder adquisitivo. La revalorización tendrá en cuenta tanto el IPC como otros indicadores que garanticen el cumplimiento simultáneo de los principios de mantenimiento del poder adquisitivo y sostenibilidad. Cuando el país estaba al borde del rescate, el PP no solo evitó que tuviéramos que pedirlo, sino que además aseguró las pensiones y su revalorización. Eso es lo que nosotros garantizamos y sin ningún tipo de duda defendemos. Que las pensiones crezcan porque nuestra economía también va a crecer, atrayendo inversión y creando empleo. Un sistema de pensiones de reparto es sostenible y puede crecer y mejorar cuando se garantiza el empleo y la atracción de inversión y eso solo lo garantiza el PP.

¿Qué hay de la calidad de los empleos?

Para que el empleo gane más en calidad y continúe mejorando lo fundamental es acabar con el remanente de paro. Así aumenta la productividad, se atraen más y mayores empresas y automáticamente suben los salarios y los contratos son a largo plazo. Como desde luego no se consigue es gravando los sectores de alta productividad para subvencionar los de baja, como hace el PSOE.

¿Cómo es su revolución fiscal?

Se trata precisamente de establecer una fiscalidad orientada al crecimiento, en la que vamos a bajar los impuestos para que familias y empresas, que son las que mejor gestionan sus propios recursos, puedan seguir haciéndolo. Esto es lo que están haciendo los líderes de nuestro entorno económico. Y funciona. Se crece más y se recauda mejor. Además planteamos una autopista administrativa para reducir el tiempo perdido en trámites burocráticos e introduciremos medidas para facilitar la contratación, que sigue siendo difícil y cara. En España se podrían desbloquear hasta 40.000 millones de crecimiento potencial a través de medidas de unidad de mercado. Y por último garantizaremos el gasto social para construir una educación de calidad, una sanidad fortalecida y unas pensiones garantizadas. Estamos hablando de fortalecer el estado del bienestar, no de fortalecer el bienestar del Estado del señor Sánchez.

¿Qué modelo de financiación autonómica propone?

Soy un gran defensor de las autonomías y creo que tienen mucho valor. Pero hay que buscar un sistema de financiación que no sea perverso y que evite que aquéllas que incumplen se beneficien y las que cumplen, no. En Europa hay sistemas similares al autonómico que funcionan muy bien. Podemos llegar a un dialogo con las Comunidades para ampliar su capacidad de gestión de los recursos a la vez que se amplía la responsabilidad crediticia.

¿Sería Alemania un modelo?

Alemania es un ejemplo, pero no es el único ejemplo. Aunque sí es verdad que tenemos unos modelos descentralizados en algunos países que son muy eficientes y ¿por qué no vamos a ir avanzando hacia ellos? Esta idea de que la solución es acabar con todo choca con la realidad. Francia es un modelo extremadamente centralizado y sin embargo no es un modelo eficiente.

¿Es más rentable electoralmente anunciar subidas de gasto social que bajadas de impuestos?

No lo creo. La gente sabe que los viernes sociales son en realidad viernes de despilfarro. Es evidente que hay muchísima demagogia en estas políticas porque luego son los primeros en incumplirlas. La gente entiende perfectamente que PSOE es sinónimo de paro. Pero es que PSOE y Podemos ya no quiero ni imaginar lo que puede ser. Sin embargo, anunciar bajadas de impuestos no es una cuestión electoralista. Hablamos de propuestas importantes para fortalecer el tejido empresarial, para fortalecer la renta disponible de las familias y porque, sencillamente, es una cuestión de justicia. Eliminar los impuestos que duplican o triplican la fiscalidad que ya se ha pagado en el pasado es justo. Los ciudadanos están muy cansados de que los socialistas vean que los demás siempre tenemos margen para pagar más impuestos y ellos nunca tengan margen para gestionar mejor.