Luis Valls Taberner

El Popular, tras décadas sin compras, toma el 25 por ciento deIberagentes

El Banco Popular cerró ayer la compra del 25 por ciento de Iberagentes, operación que refleja el proceso de cambio en que ha entrado este banco, que no firma una adquisición desde hace más de veinte años. Iberagentes Activos será el germen de una filial de banca privada, de la que el Popular tendrá la mayoría en tres años y que gestiona más de 275.000 millones.

MADRID. Aurelio Medel
Actualizado:

Luis Valls, presidente del Banco Popular, decidió emprender un cambio de rumbo para la entidad en el otoño de 1998, cuando cambió la prácticamente todo el equipo ejecutivo, encabezado por el entonces consejero delegado, Ricardo Lacasa. Desde entonces, Valls ha pasado de cerrar el camino a aquellos proyectos de crecimiento de la entidad mediante compras a dar prioridad al tamaño frente a la rentabilidad, que no la han descuidado.

En este contexto de cambio se inscribe la operación de compra del 25 por ciento de la sociedad de valores Iberagentes Activos, que acaba de cerrar el equipo ejecutivo que lidera el consejero delegado, Fulgencio García Cuéllar.

Esta sociedad va a ser el germen de una nueva filial de banca privada, que tendrá estatuto de banco, de modo que el Popular se homologa con el esquema de BBVA, BSCH o Caja Madrid, que tienen sus bancos privados, BBVA Privanza, BSN&Banif y Altae, respectivamente, destinados a atender a los clientes de rentas altas, con patrimonio de más de 20 millones de pesetas.

El Popular cubría este negocio desde la filial Eurogestión, pero teme que haya clientes que se vayan a la competencia porque quieren un servicio global de un banco «ad hoc». Así, han llegado a la adquisición del 25 por ciento de la sociedad holding Fortior, que posee seis sociedades, la más relevante Iberagentes Activos, que es la que tiene la comercialización, distribución y patrimonio (275.000 millones).

Fortior está controlado ahora por dos ex agentes de cambio y Bolsa, Vicente Santana y Emilio Viñas, y Dexia BIL, filial de banca privada del grupo franco-belga del mismo nombre, que controlan Iberagentes Activos a partes iguales. Con la entrada del Popular, los cuatro socios pasarán a tener un 25 por ciento cada uno y se han comprometido a facilitar al banco español la toma de la mayoría en dos o tres años.

El Banco Popular tiene previsto invertir 100 millones de euros (16.600 millones de pesetas) en el área de banca privada, de los que la mayoría irán destinados a esta adquisición del 51 por ciento de Iberagentes. Las partes implicadas no han querido facilitar información sobre el precio de la transacción, si bien fuentes del mercado cifran en unos 28.000 millones la valoración.

El Popular quiere dar un impulso a Iberagentes comercializando sus productos en las oficinas del banco, por lo que percibirá una comisión, y abriendo 8 nuevas sucurslaes, con lo que pasará a 20. Se han marcado gestionar 800.000 millones en 2003.