Popcoin, un robot inversor para todos los bolsillos

Bankinter fue el primer banco español en lanzar este servicio

MadridActualizado:

Lograr grandes rentabilidades no está solo al alcance de los grandes patrimonios. Bankinter lanzó en 2017 el primer «robo advisor» de la banca española para acercar a todos los ciudadanos los mejores fondos de inversión a nivel global. Lo llamaron Popcoin y, desde entonces, han logrado captar cuatro millones de euros de unos 1.000 clientes. Y todo de pequeños-medianos ahorradores, porque este gestor automatizado está dedicado a los bolsillos más ajustados -dentro de unos límites- y con ganas de probar en el mundo de las finanzas.

El término «robo advisor» puro es un concepto ya global que consiste en que un «robot» decide las estrategias de inversión, pero Bankinter optó por un modelo mixto. «Nos apoyamos en un equipo de expertos que toman esas decisiones y con experiencia de más de 10 años en este tipo de productos», explica Julia Vicario, responsable del proyecto, al tiempo que recalca que la iniciativa surge de la necesidad de dar servicio a una clase de cliente que estaba desatendida.

Gestiona ya cuatro millones de euros de unas 1.000 personas tras cerca de dos años de vida

Popcoin, cuyos clientes invierten de media 4.500 euros -se puede entrar desde 1.000 hasta 100.000 euros, mientras que en sus inicios el límite mínimo estaba en 100 euros-, ha crecido en sus cifras un 50% interanual y desde Bankinter señalan como uno de sus puntos fuertes que «es un modelo transparente en comisiones. Solo cobramos una comisión única por la gestión de la cartera», explica Vicario. Al entrar en su web -ya que es todo digital-, el usuario sabe cuánto detraerá para ella la entidad... además de que no es necesario ser cliente del banco para acceder al servicio. En definitiva, se trata de democratizar la inversión, con especial foco en las principales gestoras de fondos: BlackRock, Vanguard Group, Amundi, Capital Group... Un amplio abanico de opciones entre las que escoge la entidad, pero siempre a un nivel «top».

Asimismo, la sencillez es otra de sus virtudes. Desde Bankinter recalcan que «solo necesitas subir una imagen de tu DNI y una cuenta corriente asociada». Un servicio al alcance de cualquier, pero no para todos. Sin restricciones, pero sí con control. El banco realiza test de idoneidad al cliente para comprobar si tiene los conocimientos suficientes para contratar; con el objetivo de actuar con la mayor transparencia y evitar problemas futuros, como ocurrió en su momento con ciertos productos bancarios complejos, como las participaciones preferentes.