Sede del Consejo de Seguridad Nuclear en Madrid
Sede del Consejo de Seguridad Nuclear en Madrid - ABC

Podemos y PDECat podrían entrar en el Consejo de Seguridad Nuclear

Los grupos políticos negocian los sustitutos del presidente y de tres de los cuatro vocales del pleno del CSN

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), formado por el presidente y cuatro consejeros, va a sufrir una profunda transformación en los próximos dos meses, periodo en el que tienen que ser relevados, por distintos motivos, tanto el presidente, Fernando Martí, como tres de sus vocales: Rosario Velasco, Fernando Castelló y Jorge Fabra.

El nuevo pleno es el que tendrá que decidir a corto plazo el futuro del parque nuclear español, que es el que más energía eléctrica produce de entre todas las tecnologías.

Martí cumple su mandato de seis años el próximo viernes, mientras que Velasco y Castelló lo harán el 22 de febrero próximo. Por su parte, Fabra debe dejar el consejo porque en 2019 cumple la edad límite de 70 años.

Ante ese panorama, los distintos grupos parlamentarios llevan semanas negociando sus candidatos, ya que tanto el presidente como los consejeros del CSN deben de ser elegidos por el Congreso entre personas de reconocido prestigio y tras consulta a la comisión de Transición Ecológica de la Cámara Baja y para un periodo de seis años. Las negociaciones continuarán esta misma semana aunque el Congreso esté cerrado por las vacaciones navideñas, según han confirmado a ABC fuentes de varios grupos parlamentarios consultados.

La actual composición del pleno del CSN responde a la situación parlamentaria anterior a que Pedro Sánchez accediera a la presidencia del Gobierno. Así, el presidente fue designado a propuesta del PP, igual que los vocales Fernando Castelló y Javier Dies (el único que sigue en el pleno). Por su parte, la vicepresidenta Velasco y el vocal Fabra fueron propuestos por el PSOE.

Ahora, el panorama parlamentario es muy diferente y no se descarta que entren en el pleno del CSN personas próximas a Unidos Podemos y a PDECat. En el primero de los casos, sería una forma de agradecer al grupo de Pablo Iglesias su apoyo al PSOE; en el segundo, por el interés del grupo independentista catalán de estar presente en el CSN porque en su comunidad están tres de los siete reactores nucleares que funcionan en España (Ascó I, Ascó II y Vandellós II).

Por ambos motivos –su respaldo al Gobierno socialista y por tener una planta en su región (Cofrentes)–, tampoco se descarta la propuesta de una persona próxima a Compromís.

Lógicamente, el peso de las negociaciones lo están llevando el PP y el PSOE, que para eso son los grupos con más diputados en la Cámara. Sin embargo, el grupo socialista está recibiendo fuertes presiones desde Unidos Podemos para colocar a determinadas personas en el pleno del CSN partidarias de cerrar estas centrales según vayan cumpliendo los 40 años de vida útil, situación que se produciría entre los años 2023 y 2028. Esta opinión es compartida también por el PSOE.

Por el contrario, el PP es partidario de alargar la vida útil de estas centrales en al menos otros diez años. Esta opinión se enfrenta a las fuertes inversiones que habría que realizar en las plantas y a la negativa de Iberdrola, una de las propietarias de las mismas, de llevar a cabo esos millonarios desembolsos. Endesa, el otro gran accionista de las nucleares, es partidario de mantenerlas abiertas siempre que el Gobierno reduzca la carga fiscal que soportan.

En los próximos meses, los propietarios de Almaraz I –Iberdrola (53%), Endesa (36%) y Naturgy (11%)– deben decidir si piden una prórroga de funcionamiento de esta central extremeña.