El secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez
El secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez - ISABEL PERMUY

Podemos: «Queremos que todo el mundo se jubile al cotizar 35 años»

Entrevista con el secretario de Economía de la formación morada, Nacho Álvarez, quien critica la negociación presupuestaria con el Gobierno socialista al que tilda de «modesto, austero, cicatero y acobardado»

MADRIDActualizado:

Cuando a Nacho Álvarez (Madrid, 1977) se le pregunta si querría ser el futuro ministro de Economía, regatea y apunta que acatará «lo que sea mejor para el partido». El programa económico de Podemos propone medidas como elevar el tipo de Sociedades de la banca hasta el 40% para recuperar el rescate, paralizar sine die la privatización de Bankia, elevar la inversión pública, aumentar los permisos por nacimiento a 24 semanas y subir impuestos a grandes empresas y rentas superiores a 100.000 euros, con la intención de cumplir el déficit. «El papel no lo aguanta todo», critica Álvarez cuando se le pregunta por las ambiciosas medidas que propone el PSOE y recuerda la negociación presupuestaria en la que, en sus palabras, el Ejecutivo de Pedro Sánchez fue «modesto, austero, cicatero y acobardado».

-¿Cómo proponen garantizar la suficiencia del sistema de pensiones?

-Las reformas de 2011 y 2013 plantearon la sostenibilidad del sistema de pensiones equivocadamente, porque solo vigilaron la sostenibilidad financiera pero no la social. La reforma de 2013 está muerta y vamos a un escenario en el que las pensiones se van a vincular al IPC. Los 18.000 millones que tenemos de déficit tienen que ver con que no hemos recuperado los niveles de empleo que teníamos antes de la crisis y, sobre todo, con que los niveles salariales hoy día son inferiores. Para atender los retos a corto plazo hace falta una reforma del mercado de trabajo que garantice el crecimiento de los salarios en paralelo al de la productividad. También nos planteamos el destope de las cotizaciones por encima de los 3.500 euros y la eliminación de las bonificaciones que tienen las empresas y queremos derogar el factor de sostenibilidad.

-¿Destoparían también la pensión máxima?

-No somos partidarios de que el destope se acompañe de un crecimiento similar de la pensión máxima de manera proporcional.

-¿Qué modelo laboral proponen?

–Nos preocupa mucho la precariedad y creemos que es una situación no se justifica. Tiene que haber una reorganización de las relaciones contractuales en nuestro país y tenemos que transformar los contratos temporales que se utilizan de una forma tan fraudulenta en una generalización del contrato indefinido. Para eso defendemos un único contrato temporal, que se vea desincentivado de forma que si se producen despidos que no se corresponden con la causalidad de esta figura puedan ser declarados nulos, y uno indefinido.

-¿Elevarían la indemnización por despido?

-En temporales lo elevaríamos a 33 días por año pero no está en el programa aumentar la del indefinido.

–Ustedes han despedido a trabajadores de su partido por debajo de este nivel

–Yo no llevó la organización del partido, pero nosotros nos atenemos a la ley

–Pero la ley les permite haber despedido con más días de indemnización

–Nos atenemos a la ley

-¿Qué hay de la edad de jubilación?

-Somos partidarios de que se elimine el factor de sostenibilidad y de que todo el mundo se pueda jubilar con 35 años cotizados.

-¿Y qué medidas fiscales proponen?

-Aspiramos a cerrar a la mitad la brecha de recaudación con Europa y reducir año a año el déficit público.

–El PSOE propone converger por completo, elevando la presión fiscal al mismo nivel que la media de la UE

–Me sorprende porque hubo muchos puntos del acuerdo presupuestario con ellos que no se cumplieron y la única manera de garantizar que eso no vuelve a ocurrir es con un gobierno de coalición en el que Podemos esté. El Gobierno en la negociación de presupuestos fue modesto austero, cicatero y acobardado. Hubo que empujarle a tomar medidas que no quería tomar. El papel no lo aguanta todo.

–¿Tienen alguna medida en concreto para que las pymes ganen músculo? Es uno de los grandes problemas de productividad y competitividad en España

–Uno de los frontispicios de nuestro programa es un «New Deal Verde» que desarrolle grandes inversiones en varios ejes, sobre todo, el eje transición ecológica, un eje morado de infraestructuras, educación de 0 a 3 años y un sistema de dependencia y todas las inversiones necesarias para la digitalización. Por eso proponemos crear un banco de inversión público que uno de sus objetivos sea el aumento de tamaño empresarial. Uno de los problemas de competitividad que tenemos en España es de la productividad, y uno de los factores proviene de las pequeñas empresas, no de las grandes, que tienen niveles de productividad similares a los de Europa. Este banco de inversión uno de sus objetivos es financiar y auspiciar incentivos para que los procesos de fusión y adquisición entre pymes de den con mayor intensidad. Ahora mismo no tenemos estos incentivos, la banca de inversión no financia estas operaciones. Interesa hacerlo porque en la microempresa, además, no hay negociación colectiva. Nadie negocia con su familiar, el del bar, que le ha contratado unas horas. Por tanto la ganancia de talla empresarial mejora la recaudación tributaria y la estabilización del empleo.

–Pero al crear un tipo para pymes y otro para grandes empresas como proponen en el fondo están poniendo un nuevo obstáculo a la ganancia de tamaño...

–Yo creo que no. Lo que proponemos es una reducción nominal, muy pequeña para las que facturen menos de un millón del 25% al 23% y en todo caso lo que pensamos que es operativo es el tipo mínimo que se fija. Queremos que las grandes empresas paguen, al menos, un tipo del 15% en Sociedades una vez hechas todas las deducciones y reducciones. Probablemente, aunque se apruebe esto las grandes empresas seguirán teniendo un tipo más pequeño que las pymes por la configuración del sistema tributario. Por ello, lo que intentamos es acercar tipos efectivos de grandes y pequeñas y para eso hay que bajar impuesto a las pymes y subirlo a las grandes. También limitaremos las bases imponibles negativas, ya que a ninguno de nosotros se nos permite tener bases imponibles negativas sine die hasta el fin de los tiempos. Hay 100.000 millones de euros consolidados en los balances de las grandes empresas contabilizados como créditos fiscales y queremos reducir su plazo de amortización para la compensación de pérdidas a cuatro años.

–¿El banco de inversiones que proponen cómo se estructuraría? ¿Sería una especie de ICO?

–Se daría una reestructuración institucional de tres entidades que ya tenemos: Enisa, Cedeti e ICO. Al organizarse bajo el mismo paraguas le daríamos adicionalmente una potencia presupuestaria y de capital mucho mayor.

–¿Quién decidiría su presidencia?

–Somos partidarios de una banca pública con dos patas: Bankia y el banco de inversión. Y queremos que en ambos casos se reorganice quién nombra al presidente para que quede en manos de los tres quintos del Congreso. Tiene que haber un mandato claro, de objetivos muy específicos que no pase como las cajas antes de la crisis y que tengan nombramientos elegidos por el Parlamento, como en el concurso de RTVE.

–Pero con RTVE ha habido polémica por la politización del proceso que en el caso de un banco tiene el precedente de lo que ocurrió con las cajas...¿no sería necesario blindar más la gestión de la política?

–Que quede nombrada por el Gobierno no quiere decir que dependa del Gobierno. Nos hemos fijado mucho en el ejemplo del Banco para la Reconstrucción y el Crédito, con mandato muy claro de qué inversiones hacer, como seleccionar proyectos y pensamos que uno de los criterios debe ser la rentabilidad. Pero para proteger ese mandato mejor, debe quedar en manos del Congreso, y no del Gobierno de turno. Siempre va a haber polémica con estas cosas.

–El gobernador del Banco de España se votó en 2006 por primera vez sin consenso en el caso de Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Tres quintos tampoco es consenso

–Es un grado de consenso relevante. No puede volver a pasar que se sucedan los nombramientos a cada gobierno que llegue, como hemos visto.

–¿Cómo se va a devolver las ayudas de Bankia?

Hemos planteado que Bankia no debe privatizarse, no tanto para cubrir la inversión, que para eso está el banco de inversión del que hemos hablado, sino para intervenir en la banca universal. Tenemos un problema de exclusión en estos momentos en ciertos territorios. Sobre todo cuando hemos salido de la crisis con un oligopolio importante, con una concentración de activos mayor que cuando acabó la crisis. Para recuperar el rescate todas las entidades estarán sometidas a un gravamen adicional en Sociedades de diez puntos.

–Pero así se tardará más tiempo en recuperar que si vendes y obtienes rendimientos inmediatos

–Sí, pero la venta de Bankia, si se hace a los valores actuales supondría pérdidas importantes. Y no estamos dispuestos a tener pérdidas importantes con un instrumento útil para la política económica del país quede fuera del perímetro del Estado. En una década podemos ver una devolución significativa.

–¿Y entonces se privatizaría?

–En este momento no planteamos la privatización de Bankia.

–Pero esto choca con Bruselas

–Busquémos la privatización de Bankia en el Memorando de Entendimiento por el rescate bancario a España. No está. El Gobierno tiene margen de sobra para no privatizar Bankia. Sería una negociación como cualquier otra.

–¿Pero estatalizar los puertos no choca con la directiva europea de la estiba? ¿Y el IVA a los productos de lujo?

–Yo creo que hay espacios de negociación con Bruselas siempre, y lo vemos en muchos temas. Si entramos en el Gobierno estamos dispuestos a abrir estos espacios y otros muchos. En Italia por ejemplo se arbitra una tasa específica al lujo, que no es el IVA sino otra cosa.

–¿Van a subir el IVA a algún producto?

–No está en el programa.

–¿Considera que la subida del SMI es un desincentivo a la productividad? Porque la subida no se ha hecho en paralelo a esta última.

–El crecimiento del SMI lo que ha hecho es recuperar parte del terreno perdido tras estar congelado una década mientras la productividad ha ido aumentando por encima.

–La productividad creció notablemente pero por la destrucción de empleo, no en relación a productividad por hora trabajada

–Si miramos las dos últimas décadas tenemos que el crecimiento de la productividad en ningún caso se ha visto acompañado del crecimiento de los salarios. La desigualdad es un problema creciente, y estamos viendo cómo la tasa de ahorro está en mínimos históricos. La crisis ha recortado fuertemente los salarios mientras había sectores y empresas que aumentaban sus márgenes un 15%.

–Pero el ritmo de creación de empleo está bajando

–No estamos viendo en el mercado de trabajo un efecto negativo de la subida del SMI. Vemos que el comportamiento del empleo sigue una elasticidad muy similar al crecimiento económico, por lo que esta bajada está más ligada a la desaceleración. Dentro de un año valoraremos y haremos análisis. Pero creo que las posiciones que señalan al SMI como elemento que ha lastrado la creación de empleo son posiciones interesadas.

–El propio Banco de España lo ha dicho

–El Banco de España tiene una agenda como cualquier otro actor.

–¿Cómo piensan combatir la robotización? ¿Apoyarían hacer cotizar a los robots?

–No, lo que queremos acelerar el progreso tecnológico en nuestro país mediante el banco de inversión para que España esté mejor preparada para combatir la robotización.