FOTOLIA

Así piensa el CEO español: Positivo ante la robotización y la economía, cada vez más preocupado por el clima

El 68% de los consejeros delegados españoles ven en la robotización una oportunidad que creará más empleos de los que destruirá, mientras los problemas medioambientales se convierten en la segunda preocupación de los CEO, según KPMG

MadridActualizado:

El 68% de los consejeros delegados españoles ven en la robotización una oportunidad antes que un riesgo, que creará más empleo del que destruirá. Por otra parte, los CEO se muestran positivos respecto a la marcha de la economía en los próximos 3 años y, por ejemplo, un 56% anticipan un crecimiento anual de sus ingresos de hasta el 2% en este tiempo. En esta línea, también se han mostrado mayoritariamente - un 56%- partidarios de ampliar plantillas. Finalmente, los riesgos relacionados con el clima y el medioambiente entran con fuerza en sus preocupaciones, colocándose solo por detrás de la geopolítica. Este es el retrato sobre los CEO españoles que esboza el informe «CEO Outlook 2018», elaborado por la consultora KPMG a 1.300 CEO de 11 países como Estados Unidos, Reino Unido, España o India.

Para el presidente de KPMG España, Hilario Albarracín, el hecho de que «de los encuestados en España - medio centenar de consejeros delegados de compañías que facturan más de 500 millones de dólares sobre un total de 1.300 como Cemex- hayan puesto en marcha proyectos de robotización e Inteligencia Artificial» vendría a demostrar esta visión positiva de la disrupción tecnológica en marcha. «Hay mucho interés en probar y comprobar las indudables ventajas de los nuevos sistemas de automatización», ha apuntado. Por su parte, Enrique Benayas, director general del Instituto de la Economía Digital de ESIC (ICEMD) ha adoptado una línea diferente: «Como en cualquier revolución, muchas empleos desaparecerán» y ha apuntado a la «paradoja» por la que con muy altos porcentajes de desempleo, muchas empresas no encuentren el perfil que buscan. En este sentido, ha llamado a dotar a los profesionales actuales y futuros de las herramientas y habilidades necesarias.

El cambio climático preocupa

Pero una de las principales novedades del «CEO Outlook 2018» se encuentra en el top 5 de los riesgos que más les preocupan. En concreto, el único que sobrevive a lo apuntado el año pasado es la ciberseguridad (cae un puesto del cuarto al quinto), mientras que han destacado el proteccionismo (primer lugar), los denominados riesgos climáticos y medioambientales (segundo); el relacionado con las tecnologías disruptivas (tercero) y el riesgo reputacional (cuarto). Curiosamente la ciberseguridad, a nivel global, escala a la segunda posición. Al respecto, a pesar de que el 44% de los directivos españoles se declaran preparados para afrontar este desafío sólo el 32% está convencido de que los ciberataques son inevitables.

Albarracín ha matizado que «el riesgo de la ciberseguridad no es un riesgo acotado: está vivo y crece a medida que va cobrando más forma el concepto de Empresa 4.0». Para el máximo responsable de KPMG en España, el progreso tecnológico «abre nuevas puertas a las vulnerabilidades» y avisa que es un aspecto en el que la demanda de servicios entre las empresas es alta.

«Flexibilidad», clave para adaptarse a un entorno cambiante
«Flexibilidad», clave para adaptarse a un entorno cambiante - FOTOLIA

Un CEO «a dos velocidades»

Preguntado Albarracín sobre las cualidades que van a necesitar los CEO para navegar con éxito por este entorno tan complejo. El presidente de KMPMG en España ha considerado que es necesario «un buen instinto para los negocios, algo que siempre ha sido, es y será válido». A lo que ha sumado «flexibilidad» para adaptarse a un ecosistema en continua evolución, y capacidad de escucha para «colocar al cliente en el centro y, por supuesto apoyarse en los datos y la analítica para detectar problemas u oportunidades». Especialmente, para conectar con los denominados «millennials».

Para Enrique Benayas, director general del Instituto de la Economía Digital de ESIC (ICEMD), el CEO en la actualidad debe «ir a dos velocidades: Mantener y cuidar los modelos que en la actualidad hace viable y rentable la empresa, y por otra parte, ir testando otros nuevos que aseguren una competitividad sostenible en el tiempo». Si no, la desaparición: «Las empresas tienen que ser rápidas y flexibles», ha sentenciado este experto.

Sobre esto último, el Informe de KPMG, llama la atención sobre el hecho de que el instinto y la experiencia del propio CEO todavía sean la piedra de toque en muchas decisiones frente a la analítica de datos. Por ejemplo, el 64% de los consejeros delegados españoles - un 67% a nivel global - reconozcan que en los últimos tres años en sus decisiones críticas hayan pasado por alto este tipo de métricas cuando contradecían su experiencia e instinto.

En opinión de Enrique Díaz- Rato, CEO de Cintra, «uno puede verse fascinado por el nivel de granularidad - detalle- que se puede obtener sobre el comportamiento de los clientes con una determinada aplicación, por ejemplo». Sin embargo, se ha preguntado si estos son los suficientemente representativos y advertido que «uno puede llegar a conclusiones erróneas si simplemente sigue los datos a ciegas».

CEOs españoles, británicos o alemanes son moderadamente optimistas sobre sus países
CEOs españoles, británicos o alemanes son moderadamente optimistas sobre sus países - GUILLERMO NAVARRO

In Spain, we trust... aunque menos

En lo referente la confianza de los CEO en sus países, tanto en el caso de España como en el de otros pesos pesados de la Eurozona como Reino Unido, Italia o Alemania se detecta menos entusiasmo. Por ejemplo, en el caso de los consejeros delegados españoles, un 56% muestra confianza en la economía global por un 62% en España. Ambas cifras inferiores a la media global, que rondan el 67% y el 74%, respectivamente. En cambio, sobre la evolución de sus respectivas compañías hasta 2020, el 64% de los CEO españoles se han mostrado optimistas frente al 90% mundial. A pesar de lo cual, en España la mayoría - un 56%- echan mano de pragmatismo y han estimado un crecimiento anual inferior al 2% en sus ingresos.

Mucho menos prudentes se han mostrado los CEOs españoles a la hora de hablar de ampliar sus plantillas. Si los directivos a nivel global preven en un 54% contrataciones por debajo de un 5%, en España un 56% de los consejeros delegados encuestados ha apostado por ampliaciones de personal de entre el 6% y el 10%. Más de la mitad ya ha reconocido abiertamente que están buscando nuevos talentos, especialmente, científicos de datos.