La petrolera Total, imputada por corrupción en el programa «Petróleo por alimentos»

Este programa fue creado por la ONU para Irak y Total habría pagado directamente a las autoridades iraquíes para obtener crudo

EFE | PARÍS
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El grupo petrolero francés Total ha sido imputado en el caso de corrupción relacionado con el programa "Petróleo por Alimentos" creado por la ONU para Irak.

La petrolera habría utilizado una "caja negra" para pagar "comisiones ocultas a responsables iraquíes para adquirir petróleo, cuya venta se autorizaba únicamente en el marco del programa" de Naciones Unidas, informa hoy el diario económico "Les Echos".

Por ello, el juez de instrucción que investiga esta causa, Serge Tounaire, imputó recientemente a la compañía por corrupción, complicidad y encubrimiento de tráfico de influencias.

Varios dirigentes o antiguos dirigentes del grupo Total, el de mayor capitalización de la Bolsa de París, habían sido implicados en este escándalo en el año 2006 pero "a título individual" y no como empresa, precisa el periódico. El grupo mantiene que en todo momento cumplió las reglas y, a través de su abogado Jean Veil, tacha de "incomprensible" la decisión del juez de instrucción.

El programa "Petróleo por Alimentos" fue creado en 1996 para aliviar el sufrimiento de la población iraquí a causa de las sanciones impuestas por la ONU tras la invasión militar de Irak a Kuwait en 1990.

Permitía la venta de petróleo iraquí en el mercado internacional a cambio de que los ingresos derivados de esas operaciones se destinaran a la compra de alimentos, medicinas y productos con fines humanitarios.

Sin embargo, tras el derrocamiento de Sadam Husein, una investigación encabezada por el ex presidente de la Reserva Federal de EE.UU, Paul Volcker, halló una inmensa trama de corrupción dentro del programa.

En su informe final publicado en 2005, Volcker aseguró que unas 2.200 compañías de 40 países diferentes arreglaron contratos secretos con el Gobierno iraquí para desviar unos 1.800 millones de dólares del programa humanitario.