Personalidades del mundo político, social y económico despiden a Cuevas
José María Cuevas fue durante 23 años presidente de la patronal CEOE

Personalidades del mundo político, social y económico despiden a Cuevas

EFE. | MADRID
Actualizado:

Gobierno, patronales de todos los sectores y destacadas figuras del mundo político, social y económico lamentaron hoy la muerte del ex presidente de la patronal CEOE José María Cuevas, de quien elogiaron su talante dialogante y destacaron su papel "determinante" en la transición hacia la democracia.

El ex presidente de la CEOE falleció esta madrugada en Madrid de un edema pulmonar, a los 73 años de edad, año y medio después de que decidiese abandonar las riendas de la patronal por motivos de salud.

A lo largo de todo el día numerosas personalidades del mundo económico, político y social han pasado por el tanatorio de La Paz de la localidad madrileña de Tres Cantos para expresar su pésame y dar su último adiós a quien dirigió la patronal española durante 23 años.

La CEOE, en un comunicado, expresó su "profundo dolor" y valoró "la entrega, esfuerzo y hombría de bien" de Cuevas a quien calificó como figura "clave" en la creación y el desarrollo del asociacionismo empresarial y en la economía española.

Para la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Cuevas fue un "decidido" defensor de los intereses empresariales y de los valores de la iniciativa privada a la vez que apostó por el diálogo social "con el bien común como principal objetivo".

El ex secretario general de la CEOE Juan Jiménez Aguilar, mano derecha de Cuevas durante más de veinte años, destacó el impulso de Cuevas, a quien consideró como "un padre", en favor del diálogo con los sindicatos.

También para el presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, Cuevas fue como un "segundo padre", por lo que consideró que "hoy es un día aciago" y que ahora lo mejor es "seguir trabajando".

Al Tanatorio de la Paz también acudieron representantes del Gobierno, como su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, o el titular de Industria, Miguel Sebastián, así como dirigentes sindicales y políticos, de las administraciones central y autonómica y de múltiples organizaciones empresariales.

Zapatero subrayó la "decisiva" contribución de Cuevas a los intereses generales del país y "para construir un modelo de relaciones sociales, de diálogo, de acuerdos".

Cuevas, añadió Zapatero, "supo combinar muy bien la defensa de los intereses que representaba con la defensa del interés general de España". Tanto Solbes como Sebastián subrayaron el papel "fundamental" de Cuevas para la "modernización económica de España" y su "decidida" contribución a las relaciones laborales, mientras que desde Lima (Perú), el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, lo calificó de "pionero de la proyección internacional de las empresas españolas".

Desde UGT, su secretario general Cándido Méndez, y el que lo fuera desde 1976 hasta 1994, Nicolás Redondo, valoraron el papel "determinante" de Cuevas para la democracia laboral en España con fin de conseguir la estabilidad en el empleo o las reconversiones industriales.

«Sin personas como él no habría existido el diálogo social»

Nicolás Redondo recordó que mantuvo con él "duras negociaciones" en tiempos de transición "difíciles" como la firma del Acuerdo Básico Interconfederal, que posteriormente dio lugar al Estatuto de los Trabajadores y alabó que "en ocasiones" antepusiese los intereses del país a los de los empresarios, virtud que también destacó el dirigente de CCOO, José María Fidalgo.

El secretario general de CCOO puntualizó que "sin personas como Cuevas no habría existido el diálogo social" y aseveró que "este país se debe a personas como él", al tiempo que el ex secretario de este sindicato Antonio Gutiérrez le señaló como "artífice de la transición empresarial".

En la esfera política, todos los partidos del arco parlamentario destacaron "su espíritu de trabajo" y "decisión" y mientras el líder del PP, Mariano Rajoy, dijo que contribuyó a reforzar los principios y valores de la sociedad española, desde el PSOE se le consideró "actor indispensable en el crecimiento económico y social".

En este sentido, la mayoría de las patronales de todas las comunidades, así como gobiernos regionales, instituciones, organismos económicos y asociaciones de autónomos destacaron la importancia de Cuevas para entender la transición y lo definieron como "artífice" para la creación de empleo.

Los agradecimientos del sector empresarial fueron innumerables y valoraron que hiciese de la CEOE una organización "operativa" capaz de negociar con sindicatos y gobiernos. También desde las Cámara de Comercio de toda España lamentaron tan "profunda pérdida".

El presidente del BBVA, Francisco González, destacó la participación activa de Cuevas "en la construcción de la España económica moderna", así como su impulso al diálogo social "constructivo" y a la "cultura del acuerdo" entre empresarios y sindicatos, mientras

que el del Banco Popular, Ángel Ron, le calificó como un "gran negociador" que supo "relacionarse bien con los distintos sectores" Asimismo, varios de los ministros de Trabajo que coincidieron con el mandato de Cuevas como Jesús Caldera, Eduardo Zaplana, Javier Arenas, Juan Carlos Aparicio, Manuel Chaves o Luis Martínez Noval, lo calificaron de protagonista del diálogo social, gran colaborador, predispuesto a los acuerdos, inteligente y tenaz, y figura clave de los acuerdos de concertación social de los últimos 30 años.