Entre los componentes de la oferta, según este informe, destacaría la utilización «más intensiva y eficiente» del capital productivo
Entre los componentes de la oferta, según este informe, destacaría la utilización «más intensiva y eficiente» del capital productivo - MIGUEL MUÑIZ

El PIB por persona en España crece más en 2017 que antes de la crisis

El informe «Observatorio sobre el ciclo económico en España. Determinantes del ciclo económico en 2017», publicado por BBVA Research, Fedea y la Fundación Rafael del Pino, apunta que el crecimiento económico en España sigue sustentado en la oferta

MadridActualizado:

El PIB por persona en edad de trabajar ha crecido en 2017 más que antes de la crisis y lo ha hecho de manera más sostenible, ya que el crecimiento económico en España sigue sustentado en factores de oferta, mientras que los factores de demanda agregada han tenido una aportación neutra al alza del PIB. Estas son las principales conclusiones del «Observatorio sobre el ciclo económico en España. Determinantes del ciclo económico en 2017», publicado por BBVA Research, Fedea y la Fundación Rafael del Pino.

Esto informe recoge que las estimaciones han mostrado que los factores de ofertahan contribuido de forma «muy positiva» a la recuperación desde mediados de 2014 y siguen siendo la base sobre la que se sustenta el crecimiento del último año, aunque «parecen perder fuerza en los últimos trimestres de 2017».

Entre sus componentes ha destacado la utilización «más intensiva y eficiente» del capital productivo, que se ve compensada en parte por la contribución negativa del crecimiento de los márgenes de precios y salarios, y el comportamiento más débil de la productividad total de los factores.

Por su parte, los factores relacionados con la demanda agregada y del crédito, después de detraer hasta siete puntos de crecimiento durante la fase más aguda de la crisis de deuda soberana, han terminado el año 2017 con una aportación neutra al crecimiento del PIB. Entre ellos ha destacado la aportación positiva del sector exterior y la demanda de consumo privado y de vivienda.

Productividad

Dentro de las perturbaciones de oferta, la mejora en la eficiencia de la generación de capital productivo (como el proceso de inversión es capaz de generar más capital y reasignarlo para que contribuya a aumentar el PIB) es el principal factor que empuja al alza el crecimiento del PIB.

Su contribución positiva ha contrarrestado el empuje a la baja sobre el crecimiento debido al aumento de márgenes de salarios y precios originados por la evolución de la competencia en los mercados de trabajo y de bienes y servicios, y al comportamiento de la productividad total de los factores (PTF).

Tras contribuir positivamente al crecimiento de la producción agregada en el conjunto del año 2016, la PTF ha vuelto a situarse en terreno negativo detrayendo crecimiento durante el conjunto de 2017.

Demanda de vivienda

Por el lado de la demanda agregada, los factores relacionados con la demanda de bienes de consumo y vivienda del sector privado han tenido una contribución positiva al crecimiento del PIB de aproximadamente medio punto porcentual en los últimos tres trimestres de 2017.

El observatorio ha destacado que los cambios experimentados por la demanda de vivienda han dejado de ser un lastre al crecimiento durante 2017, por primera vez después de siete años.

Por otra parte, el gasto en consumo e inversión del sector público, que contribuyó negativamente al crecimiento del PIB en el año 2016, ha moderado de forma notable su influencia en el último año, apuntando a que las administraciones públicas han tenido un efecto más neutral sobre el ciclo económico, sin desviarse el gasto significativamente durante 2017 de la tasa de crecimiento de la producción potencial.

Después de posicionarse como un factor clave reductor del crecimiento desde el inicio de la crisis, la contribución del stock de crédito a hogares y empresas ha tendido a estabilizarse, con una clara tendencia a mitigar su contribución negativa, con un promedio de -0,6% en el último año frente al -2% del año 2016.

En el informe se ha explicado que «esta tendencia es consistente con el crecimiento sostenido del flujo de nuevas operaciones de crédito durante la recuperación, si bien no ha sido suficiente para compensar las amortizaciones, que han seguido reduciendo el stock de crédito y con ello el nivel de endeudamiento de hogares y empresas».

Precios y salarios

Sobre el empleo, el Informe ha apuntado que se observa un ritmo sostenido de reducción de la tasa de desempleo desde el segundo trimestre de 2013, acompañado por el aumento en la tasa de vacantes que se inicia un año más tarde.

Con todo, aunque la tasa de desempleo (16,6%) se encuentra ya al mismo nivel que su promedio desde 1980 (16,7%), es todavía el doble de la observada en el primer semestre de 2007, mientras que la tasa de vacantes se sitúa por debajo de la correspondiente al inicio de la crisis financiera.