En la última década, los pensionistas autónomos son solo un 7,7% más
En la última década, los pensionistas autónomos son solo un 7,7% más - MALAGÓN

La pensión media de los autónomos todavía es un 37% más baja que la de los trabajadores por cuenta ajena

La brecha se ha estrechado en la última década, hasta situarse la pensión media de los autónomos en 686 euros a 31 de julio, 157,24 euros más que hace una década

ABC
MadridActualizado:

Dentro del total de pensiones, la prestación media de los autónomos ha crecido en la última década un 29,7% frente al 21,24% de incremento de la pensión media del régimen general. Lo que supone un incremento medio al año de un 3%. La pensión media de los autónomos es, a 31 de julio de 2019, de 686 euros y 157,24 euros mayor que la media de las pensiones de autónomos en el mismo mes de 2009, según el informe «Pensiones de los autónomos Julio 2019» elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Sin embargo, y aunque ha subido un 29,7%, sigue siendo un 37% más baja que la actual pensión media del régimen general (1.091,52 euros frente a 686 euros), por lo que la brecha se va estrechando poco a poco ya que la diferencia en 2009 entre la pensión media de los autónomos y la del régimen general era un 41,2% más baja (528,76 euros frente a 900,32 euros).

Recién jubilados

En cuanto a la pensión media de jubilación recibida por los autónomos recién retirados del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) se ha establecido en 761,68 euros, un 30,6% más que lo que percibían de media en 2009. Es decir, han percibido 178,49 euros más que los jubilados autónomos de hace diez años. En concreto, la brecha entre las remuneraciones de los jubilados autónomos y los del régimen general es un 40% más baja

En el caso concreto de la pensión media de jubilación que han recibido en julio los nuevos jubilados del RETA, es decir, aquellos que han cobrado en julio su primera ‘nómina’ como jubilado se estableció en 761,68 euros. Supone un 30,6% más que la media de jubilados del RETA en 2009. Es decir, en una década los nuevos jubilados perciben 178,49 euros más que los jubilados autónomos de hace una década (ver tabla 2 a continuación). En este caso concreto de las prestaciones por jubilación, la brecha entre la que perciben los jubilados autónomos y los del régimen general es ahora un 40% más baja mientras que seis años antes era un 45% menor.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha apuntado que la brecha entre la jubilación media de los autónomos y la de los trabajadores del régimen general «va poco a poco disminuyendo». Sin embargo, sobre esta diferencia, el máximo responsable de la asociación mayoritaria entre los autónomos cree que es el resultado de que «los autónomos siguen cotizando un 40% menos que los asalariados».

En lo referente al número de pensionistas, desde ATA, han apuntado que hay un 41% más de pensionistas en el régimen general que en 2009, un incremento superior al de los dos millones. Una cifra que supone el triple del número de pensionistas autónomos. En concreto, en una década, los pensionistas autónomos son solo un 7,7% más. En este sentido, en el informe se ha recordado que al RETA se incorporaron los pensionistas del régimen agrario por cuenta propia en 2008 y que cuatro años más tarde lo hicieron los de por cuenta ajena, estos al régimen general.

De modo proporcional, por cada pensionista del régimen general (7.048.794 pensiones) este cuenta con 2,2 contribuyentes (15.956.599 personas). Por cada pensión en el régimen de autónomos (1.969.822 pensiones en julio de 2019) hay 1,6 contribuyentes. El total de trabajadores autónomos jubilados ha alcanzado 1.301.957 personas, el 66% del total de pensionistas autónomos (1.969.822 personas).

Al respecto, Amor ha atribuido la mejor cuantía de las pensiones en este colectivo a «la disminución del total de autónomos que han dejado de cotizar por la base mínima en esta última década y han pasado a hacerlo por una base algo superior». Como ha explicado el presidente de ATA, «la vida laboral del autónomo es mucho más larga que la de los trabajadores por cuenta ajena: muchas veces un autónomo continúa en su trabajo más allá de los 65 años, porque para él su negocio es como un hijo más».

Para el presidente de ATA resulta de vital importancia las políticas a favor del relevo generacional y de la jubilación, ya que «las empresas viables no deben perderse porque el autónomo se jubile, pero tenemos que asegurarnos de que si ese autónomo quiere seguir cuidando su negocio pued hacerlos sin miedo a perder una pensión que se ha ganado».